El técnico informático Diego Lagomarsino afirmó ayer que si termina preso será una "injusticia inmensa" y dijo que el fallecido fiscal le "cagó la vida" al solicitarle que le preste un arma.

Si voy preso me termino de romper porque no hay nada peor que un inocente preso, es una injusticia inmensa", sostuvo. Poco antes de conocerse su procesamiento Lagomarsino reclamó que lo juzguen por darle un arma al fiscal "si cometí un delito" e insistió en que eso fue lo único que hizo y "del resto, que está inventado alrededor, no tengo nada que ver".

Muy al principio me agarró una depresión tremenda, pensé en suicidarme", admitió, al considerar que "las presiones te llevan a una situación de no saber qué hacer". Además reiteró que durante 7 años "le dí el 50 por ciento de mi sueldo" al fiscal y explicó que aceptó ese vínculo porque "era el requerimiento para trabajar ahí".