El vocero presidencial, Juan Pablo Biondi, presentó este viernes su renuncia al cargo luego de la crisis desatada tras la derrota electoral que marcó una semana de extrema tensión dentro del Gobierno de Alberto Fernández, con cruces con la vicepresidenta Cristina Fernández quien fue la que reclamó cambios de Gabinete.

Desde cuarenta y ocho horas antes que se produjera la dimisión de Biondi, era un hecho que iban a producirse modificaciones en el Gabinete, acelerados por la decisión de varios ministros y funcionarios cercanos a Cristina, que hicieron pública su puesta a disposición del cargo, una manera de forzar el recambio.

Biondi, uno de los funcionarios del círculo más íntimo del jefe de Estado, fue el primero en dar el paso para el recambio y utilizó para ello su cuenta en Twitter en donde subió la carta de renuncia, agradeció y elogió al presidente de la Nación y respondió los cuestionamientos de Cristina.

Además de la carta de renuncia, Biondi subió una foto en la que se lo ve caminando en Puerto Madero junto a Alberto, el domingo pasado, cuano lo acompañó a votar en las paso; un mensaje "Siempre junto a @alferdez  rumbo a La Vida que queremos" y tres emojis: una jeringa, la bandera argentina y una mano con la V de la victoria.

Biondi, en la carta que subió a sus redes sociales confirma su "renuncia indeclinable" al cargo y remarca que "motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas. Espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar en parte estos momentos difíciles que nos toca vivir".

También enfatizó su "compromiso, entrega y fidelidad" a la investidura presidencial, le agradeció la confianza a Alberto Fernández y respondió las acusaciones que virtió Cristina, quien lo acusó de deslizar "operaciones" en su contra.

Qué dijo Biondi, el vocero presidencial, sobre las críticas de Cristina

El secretario de Comunicación y vocero presidencial había sido uno de los funcionarios aludido en la extensa carta abierta que dio a conocer el jueves la vicepresidenta, quien sugirió que realizaba "operaciones en off" para perjudicarla.

"Me ofenden y lamento las malas interpretaciones que hiciera sobre mí la señora vicepresidenta de la nación Cristina Fernández de Kirchner al considerarla una líder indiscutible del espacio político que representa ella junto con usted",  escribió en un párrafo del texto.

"Siempre he sido una pieza de armonía, concordia y tolerencia en mis funciones, y profesional en mi relación con los medios de comunicación", agregó

En la carta, curiosamente, se despide con un "sinceramente", el título del libro de la vicepresidenta que la devolvió al ruedo político y que, según ella misma contó, le sugirió Alberto.

Sinceramente, la despedida de la carta, el mismo titulo que el libro de Cristina