El ministro de Educación, Nicolás Trotta, y su par de la Ciudad, Soledad Acuña, llegaron este lunes a un principio de entendimiento para avanzar en la revinculación de 6.500 alumnos porteños con las escuelas, luego del parate de las clases ante la cuarentena por la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Tras varias semanas de cruces, el primer paso hacia un acuerdo se abordó durante un encuentro que mantuvieron Trotta, Acuña y los ministros de Salud de Nación, Ginés González García, y de la Ciudad, Fernán Quirós.

Según señalaron fuentes oficiales, "no hubo un acuerdo para el retorno a las aulas ni a patios y a plazas", pero se avanzó en "establecer indicadores epidemiológicos objetivos que permitan ir evaluando la situación zona por zona para que se pueda dar un regreso a las aulas".

"No hay fechas", aclararon, luego de que la Nación volviera a observar el protocolo que presentó la Ciudad, por lo que aún no "está aprobado el regreso a las aulas", pero destacó que existe "voluntad de un trabajo mancomunado".

"No hay acuerdo, sí hay una agenda de trabajo. En ningún momento se planteó que los chicos pueden volver a las plazas o patios de las escuelas", resaltó el ministro de Educación en declaraciones al canal A24.

En ese marco, tras reunirse con autoridades de la Ciudad, precisó que "no hay puja política" con el Gobierno porteño, pero tienen "una mirada diferente en cuanto a la cuestión epidemiológica".Trotta aseguró que la puja "no es ni partidaria ni ideológica sino epidemiológica", y amplió: "En la Ciudad hay un amesetamiento de los casos (de coronavirus), pero muy alto".

Además, el ministro afirmó que es un tema que "lo van a tener que trabajar el equipo de Salud nacional con el equipo de Salud de la Ciudad".

"Hay una agenda de preocupación común, en poder desplegar la respuesta necesaria principalmente para los chicos y chicas que hace han tenido menor nivel de contacto con la escuela. El Gobierno de la Ciudad plantea que son 6.500", detalló.

Al referirse a la reunión que mantuvo con su par porteña, Soledad Acuña, precisó: "Fue una reunión positiva en cuanto a la voluntad de trabajo mancomunada. Hay muchas miradas distintas que a partir del diálogo esperamos que se puedan acordar".

En ese sentido, indicó que "mañana (por este martes) van a empezar a haber reuniones de los equipos epidemiológicos" de los ministerios de Salud de la Nación y la Ciudad para "seguir avanzando en base a observaciones e índices".

Según se indicó en un comunicado oficial conjunto, "en el encuentro se buscó profundizar una agenda de trabajo en común entre el Gobierno Nacional y el de la Ciudad priorizando la respuesta que el Estado tiene que acercar a aquellos niños, niñas y adolescentes que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad atendiendo al componente educativo y social".

"Respecto del protocolo presentado al Ministerio de Salud de la Nación, la cartera sanitaria nacional realizó una serie de observaciones que serán analizadas por el GCBA como así también el Ministerio de Educación nacional lo efectuará desde lo pedagógico", explicaron las dos administraciones.

Por último, agregaron: "Se buscará analizar la situación epidemiológica de la Ciudad y establecer indicadores epidemiológicos objetivos que permitan trazar una hoja de ruta para la apertura progresiva y escalonada de las actividades escolares sin exponerlos a los riesgos de un posible contagio".

El protocolo de la Ciudad

Días atrás, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires había presentado un protocolo para el regreso de clases presenciales al aire libre, que que contempla el regreso al dictado de clases presenciales, aunque en espacios públicos para los alumnos de primer grado y los estudiantes de cuarto y quinto año (nivel secundario).

Por su parte, la secretaria de Acción Social de UTE-CTERA, Alejandra Goméz, sostuvo, en diálogo con Cadena 3, que el plantel docente rechaza la propuesta educativa: "Es una medida ridícula", expresó, y agregó que "los profesores y maestros" no están de acuerdo con dar clases de esa forma porque "no son clases".

"Las escuelas no son bares, no podemos exponer el cuerpo y  brindar clases a 40 alumnos que ni siquiera van a llegar a ver el pizarrón. No te da la voz. No se puede contemplar una medida así", manifestó.

La propuesta de CABA contemplaba clases al aire libre

En ese sentido, Trotta había considerado, previo a la reunión con Soledad Acuña, Ginés González García y Fernán Quirós, que "no resuelve la cuestión educativa estar dos veces por semana en una plaza". En ese contexto, dijo que la obligación de las autoridades "es dialogar", pero aclaró que "eso no implica renunciar a lo que uno cree".

El funcionario, en diálogo con el programa Volver a las Fuentes, precisó que "necesitamos discutir qué condiciones son necesarias para no poner en peligro a la población", tras asegurar que "hemos presentado una propuesta superadora a la Ciudad de Buenos Aires".

Además, sostuvo que "los epidemiólogos dicen que no están dadas las condiciones para un regreso seguro", y enfatizó que que es ese marco no se debe poner "en peligro a los chicos".

El ministro explicó además que pidió "veinte días más para saber cuántos chicos necesitan computadoras para que el Enacom sepa con qué compañía corresponde realizar la conectividad". Por último, indicó que "la continuidad pedagógica en una Argentina tan desigual está en la cabeza de los maestros. Hay que seguir fortaleciendo la continuidad".

La respuesta de Nación ante el protocolo del Gobierno porteño está prevista que sea para el próximo miércoles.