El juez federal Sebastián Casanello procesó a Roberto Baratta y a Luis Vitullo, exfuncionarios del Ministerio de Planificación por "administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública", a raíz de "serias irregularidades" en el circuito de rendición de cuentas del fondo rotatorio y "cajas chicas" de esa cartera. La investigación se inició a partir de la denuncia presentada por la Oficina Anticorrupción en octubre de 2016 que alertaba -a partir de un informe elaborado por la SSIGEN- sobre "presupuestos apócrifos, sobreprecios, facturas emitidas con anterioridad al pedido de autorización del gasto" durante el segundo semestre de 2015, entre otras irregularidades.