El Gobierno nacional prorrogará hasta 2021 las medidas que impiden que los empleadores despidan a sus trabajadores. Lo confirmó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, que justificó la medida y sostuvo que siempre  dijeron que “mientras se mantuviera un escenario extraordinario se van a mantener medidas extraordinarias”.

“Si bien estamos entrando en una etapa de recuperación económica importante, vamos a mantener las medidas sobre despidos y suspensiones por fuerza mayor" informó el ministro previo al decreto que se conocerá en las próximas horas para publicar la medida.

El funcionario explicó que la medida buscó desde un primer momento "proteger los contratos" en un contexto de pandemia, por lo cual "desde marzo se suspendieron los despidos sin causa y las suspensiones sin pago de salario, y ahora se continuará con esta prórroga, por lo que no hay ninguna novedad". El plazo será hasta fines de enero.

En el caso de la doble indemnización que vencía el 25 de noviembre, continuará hasta “fines de febrero” informó Moroni en declaraciones con Radio Mitre y analizó que "si bien se entró en una etapa importante de recuperación económica, se considera que no hemos salido plenamente”.

Otro tema al que se refirió el funcionario es el Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE), sobre el cual esta semana el ministro de Economía, Martín Guzmán, confirmó que no habrá un nuevo desembolso.

"Dijimos que el IFE era una medida extraordinaria en un contexto de parate de la economía, que ahora vemos, está repuntando. Creció el trabajo registrado en monotributistas y eso quiere decir que crece mucho el sector informal", argumentó.

Moroni afirmó que "esto, junto a otros indicadores, muestran que no es necesaria una asistencia tan extraordinaria como el IFE, pero sigue el Ministerio de Desarrollo, sigue la AUH y otros programas" y agregó: "Es decir que se readecua la asistencia, no es que el Estado se retira".

También opinó sobre la carta que se conoció esta semana de la CGT donde se plantearon preocupaciones sobre las últimas medidas del Gobierno y las partidas presupuestarias en baja para el Presupuesto 2021.

Según Moroni, la relación con la central obrera es "perfecta, como siempre, está bien" y añadió: "Es razonable que hayan canalizado sus inquietudes en un momento donde estamos entrando en una nueva etapa y donde estamos modificando los mecanismos de asistencia. Eso genera inquietudes".