Uno de los secretarios generales de la CGT Héctor Daer planteó la necesidad de suspender con urgencia los artículos 221 y 247 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) mientras dure la cuarentena. El primer artículo refiere a suspensiones y el segundo al monto del pago por despidos, que se reduce a la mitad, para el encuadre definido como “fuerza mayor”.

Luego del mensaje donde el presidente Alberto Fernández anunció la extensión del aislamiento obligatorio, Daer, referente también del gremio de Sanidad, expresó en Twitter: “No podemos permitir despidos ni suspensiones por causas de fuerza mayor. Cuidemos a nuestrxs trabajadores”. Los destinatarios del posteo -citados en el mismo- fueron el jefe de Estado,  Santiago Cafiero, jefe de Ministros y el titular del ministerio de Trabajo Claudio Moroni.

Con el mismo énfasis que defiende la prevención sanitaria potenciada por la Casa Rosada ante el Covid-19, Daer dejó en claro un mensaje respecto a que, aún en las grietas de las grietas invisibles o inocultables que se respiran en la CGT, necesitan no un guiño sino decisión sólida para seguir traccionando en la pulseada por el modelo de país.

Ese intercambio de poder con sectores claves del empresariado no se interrumpió por el Coronavirus, sino que ascendió en el valor de las jugadas de mínima, para tomar ritmo o a fondo.

Los 1.450 despidos en Techint son una prueba de ello, tan ocultable como un elefante en una cabina de peaje. Daer como ha publicado BAE Negocios goza de un cuasi rango ministerial en el Gabinete Nacional. No es declamativo, lo forjó desde la estrecha relación que mantiene con el Presidente; la adhesión de la central obrera al modelo de gobierno y la puesta al servicio del Estado 4.100  plazas hoteleras de complejos sindicales en la emergencia como también las obras sociales.

Dentro del paradigma de que “toda crisis es una oportunidad para que las empresas construyan reformas laborales de hecho” las luces de alerta en sindicatos como UOCRA, la UOM y otros ante el riesgo de suspensiones y despidos preocupan en tono dispar y dividen a la siempre oscilante, y sobre diferentes ejes, estructura de Azopardo.

De hecho en las últimas horas los gastronómicos, de la mano de Luis Barrionuevo, de inestable relación con algunos jefes cegetistas, cuestionaron el aislamiento social en razón de los perjuicios que ocasiona a su sector. Recuperar algún ritmo de actividad, se especula en los frentes sindicales aliviaría los reclamos por perjuicios económicos de gremios variopintos.

Letra fiel

El artículo 221 de la LCT establece que las suspensiones por fuerza mayor, debidamente comprobadas, podrán extenderse hasta un máximo de 75 días, en un año, contado desde la primera suspensión "cualquiera sea el motivo de ésta". La norma establece que en ese supuesto como en la suspensión por falta o disminución de trabajo “deberá comenzarse por el personal menos antiguo dentro de cada especialidad. Respecto del personal ingresado en un mismo semestre, deberá comenzarse por el que tuviere menos cargas de familia, aunque con ello se alterase el orden de antigüedad”.

Para el 247, la disposición establece que en los casos que el despido fuese dispuesto por causa de fuerza mayor o por falta o disminución de trabajo no imputable al empleador, fehacientemente justificada, los trabajadores tendrán derecho a percibir una indemnización “equivalente a la mitad de la prevista en el artículo 245 de la ley”, párrafo de sensible gravitación en tiempos de urgencias como el actual. La conducción de la CGT avizoró el efecto bola de nieve del parate en tiempos crisis, a tal punto que en un documento emitido el 16 del corriente fijó postura a favor de las medidas sanitarias contra el Covid-19 sin dejar de rubricar que: “Los efectos económicos de las medidas instrumentadas y las que se deban adoptar o profundizar provocarán consecuencias difíciles de cuantificar e impactarán transversalmente a todas las actividades comerciales y productivas de nuestro país y cuyo impacto en la situación laboral de trabajadoras y trabajadores amenaza con ser de gravedad a corto y mediano plazo”.

En el mismo escrito la CGT advirtió sobre la necesidad de implementar un paquete de medidas de carácter socio laboral “que contemplen y eviten la pérdida masiva de puestos de trabajo hoy en riesgo como efecto colateral de las necesidades disposiciones sanitarias en curso”. Léase un "yo te avisé".