Ante los cambios en el mundo laboral que provocó la cuarentena para evitar el contagio de coronavirus, el Frente de Todos presentó un proyecto de ley para regular el teletrabajo, que aplicaría a las miles de personas que realizan tareas desde sus casas.

La coalición oficialista impulsa la creación de un régimen jurídico del llamado "home office" en relación de dependencia, tal como figura en la iniciativa presentada hoy en el Senado nacional.

María Eugenia Catalfamo, senadora del Frente de Todos, explicó que "es fundamental garantizar los derechos de las personas trabajadoras" ya que en el actual contexto "no existen leyes que regulen esta modalidad de trabajo".

"Con esta iniciativa buscamos impulsar el trabajo a distancia en el sector público y privado, sin dejar de lado los derechos de los trabajadores y trabajadoras", afirmó.

La propuesta apunta a crear un plan de reconversión digital para las personas empleadoras mediante el impulso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

"Pensamos, especialmente en las juventudes, en las personas con discapacidad o movilidad reducida, en los mayores de 60 años y otros grupos vulnerables", especificó Catalfamo.

El teletrabajo o home office incrementa la productividad y genera un impacto positivo en el ambiente, según destacó la legisladora puntana, porque, al utilizar menos el transporte público, se reduce el consumo de combustibles fósiles, entre otros beneficios.