El Gobierno decidió prorrogar por 60 días más, hasta el 30 de julio, la prohibición de despidos sin justa causa, y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor.

"En el contexto de la emergencia pública en materia económica, social y sanitaria, el Gobierno Nacional resolvió prorrogar la prohibición de efectuar despidos sin justa causa, y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor, por el plazo de 60 días", se informó.

En el comunicado oficial se agrega que el objetivo es "continuar implementando medidas dirigidas a mantener el ingreso y el empleo de la población".

La medida incluye la "prohibición de efectuar suspensiones con las mismas causales, quedando exceptuadas aquellas que se efectúen en los términos del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, es decir, las pactadas individual o colectivamente u homologadas por la autoridad de aplicación".

Según la información oficial, los despidos o suspensiones que se dispongan en violación a lo dispuesto por este decreto "no producirán efecto alguno, y se mantendrán vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales".

El decreto original había sido firmado por el presidente, Alberto Fernández, el pasado 1 de abril, durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y tenía vigencia durante 60 días, por lo que vencía el 1 de junio.