Movimientos sociales realizaron ayer una jornada de protesta con la instalación de ollas populares en la ciudad y en distintos puntos del país para reclamar que se avance con el tratamiento de la ley de emergencia alimentaria y en rechazo a las reformas que impulsa el gobierno nacional. Participaron de la misma, entre otros, Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa (CCC), Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y el Frente Darío Santillán.

La jornada de lucha comenzó a las 7 en el Obelisco y desde las 11 se instalaron ollas populares en los accesos a la ciudad de Buenos Aires como, en el Puente Pueyrredón, Puente La Noria, acceso Oeste y en otros puntos en todo el país.

Según Daniel Menéndez, de Barrios de Pie, no hubo ninguna respuesta del Gobierno. “Para fines de noviembre preparamos una gran movilización al Congreso para tratar la agenda social. Si no hay respuesta será un diciembre complicado”, anticipó.

Por su parte, Gildo Onorato, de la CTEP, dijo a Télam, a modo de balance, que la jornada fue “extensa a lo largo y ancho del país y estamos muy satisfechos por la participación de organizaciones de base con un plan de acción que sigue la semana próxima con la marcha al Ministerio de Agroindustria, con los agricultores familiares”.

El también secretario de Políticas Sociales del Movimiento Evita agregó que en diciembre presentarán un proyecto de ley integral de la Economía Popular. “Apostamos al diálogo; creemos en la resolución de los conflictos por vía de la institucionalidad, pero necesitamos el compromiso del Estado para resolver problemas concretos que tenemos”, aseguró.

“La agenda social del gobierno es inexistente. Necesitamos políticas de Estado para resolver el problema de la tierra, del trabajo y cada una de las problemáticas de los pobres de la Argentina”, completó.