Trabajadores del hospital Posadas, acompañados por dirigentes de izquierda y de derechos humanos, realizaron ayer nuevo un paro de 24 horas, un abrazo simbólico al edificio y protestaron en la colectora del Acceso Oeste, ya que efectivos de la Gendarmería evitaron que subieran a esa vía para cortarla en repudio a los despidos.

En el marco del conflicto por las cesantías en el centro de salud, trabajadores del Posadas reclamaban la reincorporación de los 122 despedidos, con el apoyo del secretario general de CICOP, Guillermo Pacagnini; la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas; y el diputado nacional del Frente de Izquierda Nicolás del Caño y Romina Del Plá; entre otros.

La columna de trabajadores se congregó en el hospital ubicado en el partido bonaerense de Morón para realizar un abrazo simbólico al edificio y luego avanzaron hacia el Acceso Oeste: sin embargo, efectivos de la Gendarmería Nacional se apostaron a lo largo de la banquina de esa vía con el objetivo de evitar que se produjera el corte. Ante ello, cerca de las 11 y en medio de un clima de máxima tensión, los trabajadores decidieron protestar sobre la colectora de la autopista.