Tras el asesinato del joven mapuche Jorge Nahuel por parte de la Prefectura, el gobierno de Mauricio Macri sumó a los gobernadores de Chubut, Río Negro y Neuquén a su lucha contra el grupo Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), al que acusan de haber realizado más de 70 atentados. Ayer, como primera medida, los mandatarios provinciales y representantes del Poder Ejecutivo nacional mantuvieron una reunión en la Casa Rosada, en la que resolvieron crear un comité conjunto para abordar la problemática de los pueblos originarios.

El encuentro estaba pautado para la 15. Una de las primeras funcionarias en llegar a Balcarce 50 fue la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien se encargó de defender a los prefectos que participaron de la represión en Villa Mascardi el 15 de noviembre pasado y de destacar la supuesta peligrosidad de la RAM. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y los ministros Germán Garavano, de Justicia; y Rogelio Frigerio, de Interior, fueron otros de los voceros del Gobierno nacional ante los gobernadores Alberto Weretilneck, de Río Negro; Omar Gutiérrez, de Neuquén; y Mariano Arcioni, de Chubut.

Los tres mandatarios provinciales coincidieron con la mirada del Gobierno nacional sobre el accionar de la RAM, pese a que la existencia de este grupo está puesta en duda por distintos sectores políticos y hasta religiosos. También están de acuerdo en que el Ejecutivo nacional tenga una mayor intervención en este asunto, razón por la que aceptaron conformar un Comité que estará integrado por los ministros nacionales y provinciales de Seguridad y Justicia "para la aplicación de políticas públicas en cuestiones vinculadas a los pueblos originarios, y puntualmente a la problemática RAM", según explicaron fuentes de la Casa Rosada. La semana próxima volverá a haber un nuevo encuentro.

"También queremos darle mayor participación en el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) a las provincias para mejorar los mecanismos de registro y de tierras", señalaron desde un despacho de un ministro.

Mesa de diálogo

En lo que fue el cuarto encuentro de la mesa de diálogo por el conflicto mapuche en Río Negro, el coordinador de Asuntos Jurídicos de Parques Nacionales, Joaquín Labougle, ratificó que desde ese organismo mantendrán la causa penal por la ocupación del predio en Villa Mascardi. Mientras tanto, desde la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu sostuvieron que no abandonarán ese territorio; y la Confederación Mapuche de Neuquén señaló que el comanejo de tierras con Parques Nacionales podría arrimar una solución a la problemática.

En la reunión en la Universidad del Comahue, en la que también participaron la Iglesia y la Defensoría del Pueblo, las comunidades mapuches de la zona también denunciaron que hay hostigamiento permanente por parte de las fuerzas federales.