Una empresaria, al borde del llanto, detalló las penurias por las que atraviesa su fá- brica por intentar sobrevivir a los juicios laborales “injustificados”. El dueño de una pyme proveedora de productos metalmecánicos lamentó la falta acompañamiento de CAME, una de las entidades “grandes”, por casos de dumping sin solución. Otra mujer lamentó los gastos administrativos que le genera a su empresa ser agente de retención impositiva. Tres de los cientos de casos que se presentaron ayer en la puesta en marcha de Industriales Pymes Argentinos (IPA), que nació con la promesa de ponerse al frente de los reclamos pero también confeccionar propuestas a partir de sus departamentos técnicos.

La flamante agrupación de pymes nacionales se realizó en el porteño Hotel Castelar, simbólico por estar a mitad de camino de la Casa Rosada y el Congreso, en donde consideran que están muchas de las respuestas a las problemáticas de las industrias argentinas. Enfrente está otro de los símbolos de las fábricas, la UIA. Sin embargo, los integrantes de la nueva conformación descartaron confrontaciones. “No es en contra de nadie sino a favor de todos”, se tituló el documento de presentación en sociedad.

“Para posibilitar el avance en el proceso de cambios que propone el presidente Mauricio Macri, que es muy bueno para las empresas, necesitamos medidas inmediatas que nos permitan poder producir y vender en el mercado interno sin tener un competidor desleal. Por eso es importante implementar medidas inteligentes para el comercio exterior porque significa preserFvar a la industria nacional protegiéndola a los productos que se realizan en el país. La baja de impuestos ayudará a la competitividad pero es necesaria complementarla con otras medidas”, afirmó el flamante presidente del IPA, el bonaerense Daniel Rosato.

El empresario del sector papelero estará secundado en la vicepresidencia por Marco Meloni, del sector textil -uno de los sectores más castigados por las importaciones- e integrante de la Fundación ProTejer. La nómina directiva está integrada por 15 representantes de distintas provincias del país, como Misiones, Santa Fe, Mendoza y Córdoba.

Los empresarios pymes presentaron un cuadro de situación conflictiva en términos impositivos, litigiosos, laborales y de representación ante las reformas que el Ejecutivo nacional anunció en las últimas horas. Respaldaron varias de las medidas pero reclamaron a la vez un auxilio para que las pymes logren superar los problemas. Anunciaron que buscarán dialogar con los ministros nacionales, la AFIP y otros organismos del Estado. También se sentarán con los sindicatos, según la hoja de ruta que develaron en el cónclave de ayer. Los objetivos son: “facilitar un marco previsible para la contratación de trabajadores”; establecer un “fondo ahorro obligatorio de desempleo y retiro para los trabajadores”; y fijar los “montos máximos a la litigiosidad laboral”.