El nuevo gabinete debutó con una reunión en la Casa Rosada. Sin embargo, los cambios nunca fueron presentados por funcionarios de Gobierno. El "olvido" dejó de manifiesto la intención de resguardar la figura del jefe de Gabinete, Marcos Peña, cuya natural aparición para explicar el nuevo organigrama no parecía aconsejable ayer en el contexto de turbulencia financiera. Formalmente, se eliminaron nueve ministerios: Salud, Trabajo, Energía, Ciencia y Tecnología, Agroindustria, Turismo, Modernización, Ambiente y Cultura. De esa forma el Gabinete Nacional pasará a estar conformado por la Jefatura de Gabinete y diez carteras. Tras un fin de semana plagado de nombre, ninguno de los funcionarios al frente de las respectivas áreas abandono, por ahora, su función.

Aún quedan interrogantes sobre qué pasará con algunos organismos del Estado y con dirigentes que se quedaron sin cartera debido a que todavía se deben publicar de manera oficial las modificaciones en el Boletín Oficial, lo que se prevé para hoy.

Por ejemplo, el Ministerio de Modernización será eliminado y pasaría a ser una secretaría bajo la órbita de Jefatura de Gabinete. De esa forma, continuará en su cargo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien como "vicejefe", según se informó, estará secundado por el hasta ahora ministro de Modernización, Andrés Ibarra.

La cartera de Nicolás Dujovne volverá a llamarse "Economía" y tendrá bajo su ala, a Energía bajo el mando de Javier Iguacel.

Otras de las fusiones se dará en Producción. Dante Sica continuará al frente de la cartera que pasará a llamarse de Producción y Trabajo, por lo que de él dependerá Jorge Triaca, que fue transformado de ministro en secretario de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, al igual que Luis Miguel Etchevehere, que reportará a Sica como secretario de Agroindustria.

Carolina Stanley pasará a ser ministra de Salud y Desarrollo Social: absorberá la cartera de Adolfo Rubinstein, quien continúa con rango de secretario.

En tanto, Alejandro Finocchiaro pasó a ser ministro de Educación, Cultura y Ciencia y Tecnología, por lo que bajo su órbita estarán los salientes ministros Pablo Avelluto, como secretario de Cultura, y Lino Barañao, como secretario de Ciencia y Tecnología.

Las únicas salidas de la primera línea fueron las de los dos vicejefes que tenía Peña, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana. El primero se mantendría en el Gabinete ejerciendo la función de asesor del jefe de Estado, mientras que aún se desconoce el futuro de Quintana.