Mientras el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, citó ayer a indagatoria al fiscal Carlos Stornelli por la presunta extorsión a un empresario agropecuario en el marco de la causa conocida como los "cuadernos de Centeno", por su parte y curiosamente, el fiscal de esa misma jurisdicción, Juan Pablo Curi, mediante un requerimiento, le pidió al magistrado que "decline su competencia territorial" y remita la causa a los tribunales de Comodoro Py.

Ramos Padilla convocó para el 7 de marzo próximo a Stornelli, quien en la actualidad lleva adelante la investigación en la causa de las fotocopias de los cuadernos.

Según entendió el juez existen "elementos de prueba suficiente en torno a la participación del fiscal en las maniobras vinculadas con las operaciones de inteligencia y espionaje llevadas a cabo por el falso abogado Marcelo DAlessio", quien días atrás fue procesado con prisión preventiva por el delito de extorsión y asociación ilícita contra el empresario Pedro Etchebest, a quien le exigía 300 mil dólares a cambio de no involucrarlo en la causa de los cuadernos.

“Hay operaciones de espionaje con cobertura de la Embajada” de Estados Unidos

"Corroborada la relación entre Stornelli y DAlessio y sus características, más allá de la necesaria continuidad de la investigación, entiendo que -al menos por el momento- se ha constatado que existen maniobras puntuales que revisten una gravedad institucional mayúscula que no es posible pasar por alto, en las que se constata la participación directa del fiscal", sostuvo el magistrado en su resolusión.

Pero además, Ramos Padilla aseguró que "aparecen muchos elementos que lo vinculan a (Stornelli) con esos hechos de extorsión -lo que amerita profundizar su investigación- y también aparecen elementos de prueba que lo vinculan con otras operaciones ilegales".

"Lo que nos tiene muy preocupados es que haya miembros de agencias de inteligencia nacionales o internacionales que estén haciendo operaciones de espionaje político y judicial a periodistas, jueces y ciudadanos y todo esto con la cobertura de la Embajada" de los Estados Unidos, señaló a BAE Negocios una fuente judicial cercana a la investigación.

"Ya quedó atrás si hay un fiscal coimero o no, o si se hacen acciones de inteligencia o contrainteligencia, o si tienen súper armas. Son todos datos muy llamativos, de super agente 86, pero lo jodido acá es que hay un fiscal que le pide a un agente de la DEA hacer operaciones sobre personas o que se hagan cámaras ocultas o acciones psicológicas", subrayó la fuente, la que agregó que "en Argentina, el espionaje volvió al peor nivel que uno pueda imaginar", lo que según dijo, no se veía desde la dictadura militar "donde había persecución ideológica al opositor y se hacían estos legajos, pero ahora, al haber una tecnología y una capacidad mucho más afinada, esto se convierte en un problema de gravedad institucional".

Respecto al pedido de apartamiento de la causa solicitado por Curi, la fuente señaló que el juez "puede resolver no apartarse porque lo suyo son resoluciones, mientras que lo del fiscal son peticiones".

Otro dato curioso en torno a la causa fue el que da cuenta que el Procurador General de la Nación interino, Eduardo Casal, quien el pasado 12 de febrero y ante un pedido de Ramos Padilla, se negó a investigar a Stornelli -funcionario a su cargo- por entender que no estaba entre sus funciones, finalmente ayer volvió sobre sus pasos y luego de pedirle al magistrado que precise las imputaciones contra el fiscal decidió abrirle un expediente disciplinario para investigar su desempeño.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos