El Frente Justicialista Cumplir con el liderazgo de Florencio Randazzo mantuvo, en promedio, guarismos cercanos al caudal de votos que había logrado en las PASO. El detalle no menor ante la derrota arrasadora que experimentó el peronismo fue que los dirigentes que desertaron de esa fuerza no le restaron sufragios al ex ministro de Transportes del kirchnerismo.

“Nos habíamos propuesto mantener esta presencia. Cumplimos, sabíamos de las difi cultades que íbamos a tener en estas elecciones”, dijo Randazzo. Acto seguido, en el mensaje que brindó desde su bunker, llamó a la autocrítica justicialista: “estamos obligados a ser más humildes”, dijo en tácita referencia a Cristina Fernández.

Minutos después de las 21 había recibido el saludo y el reconocimiento de Sergio Massa, otro de los derrotados en la víspera, pero con menos margen de atenuantes.

“Cambiemos hizo una eleccion muy buena en varias provincias”, reseñó Randazzo sin dejar pasar el caso de Santiago Maldonado en su lectura política: “fuimos a votar con una gran cuota de tristeza”.

A favor del líder de Cumplir, sus allegados destacaron la coherencia en los tramos de campaña respecto de las PASO y la elección de la víspera. Incluso para mantener en alto su negativa a cerrar alianzas con Unidad Ciudadana, tramo que lo llevó a definir a Cristina con un rictus de soberbia que no prospera en votos.

El tema que Randazzo dejó pendiente es la reorganización del justicialismo ante la consolidación de Cambiemos.