Con una participación del 78% a nivel nacional, el pueblo concurrió ayer con orgullo a hacer sentir su voz en las urnas, en una jornada electoral marcada por el dolor del caso Maldonado. El colegio donde debería haber votado Santiago amaneció con su foto pegada en las paredes. Cábalas de los candidatos, medialunas y anécdotas en las mesas forman parte del álbum de memorias estas elecciones legislativas. Motivo de celebración fue la campaña del Incucai en los centros de votación, que logró que se sumaran como donantes más de 18.000 personas.