Alberto Fernández y Axel Kicillof suelen verse casi todos los días. Ayer compartieron un acto de lanzamiento del Plan de Conectividad en Benavídez y el lunes asistieron a una planta de griferías en San Fernando. Hoy volverán a reunirse para definir la continuidad de la cuarentena, y sumarán al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Fuentes oficiales revelaron que el Presidente citó a ambos mandatarios a un encuentro esta tarde en la Quinta de Olivos con el objetivo de debatir cómo seguirá la extensión del aislamiento social que regirá desde el próximo lunes.

El clima de la cumbre no será el mismo después de que la Nación decidió reducirle a la Ciudad alrededor de 35 mil millones de pesos de coparticipación. La frialdad de lo que podrá ser este nuevo cara a cara contrastará con el tiempo primaveral que se sentirá esta tarde en los jardines de Olivos.

Si bien el diálogo con Kicillof se mantuvo con Larreta, dejaron de hacerse los encuentros bilaterales. La última vez lo hicieron de manera tripartita en la quinta presidencial, y tampoco participaron del mensaje ni hubo conferencia de prensa de los tres juntos.

La modalidad de comunicación sería la misma. Después de la convocatoria presidencial, llegarían mañana los anuncios. La situación epidemiológica cambió en el país, y se podrá el foco en el interior con un AMBA más estabilizado.

La Ciudad de Buenos Aires tiene una mirada aperturista y plantearon mayores flexibilizaciones con los restaurantes y bares. Pidieron a la Nación que se pueden utilizar terrazas y patios. También insistirán con retomar gradualmente las clases, pero en espacios públicos. "Se planetaron los mismos protocolos con los que se abrieron los bares. No habría motivos para un no", destacaron desde el ministerio de educación porteño. El próximo lunes habrá una reunión con los ministros de la Nación, Nicolás Trotta, de la Ciudad, Soledad Acuña; y los responsables de Salud, Ginés González García y Fernán Quirós.

En la provincia de Buenos Aires quieren seguir la cuarentena como está aunque con un enfoque de mayor apertura en el sector productivo. "Queremos mantener todo lo más igual posible. Si bien la meseta se consolida, todavía tenemos un alto índice  de casos y queremos ser lo más prudente posible", analizaron en el entorno de Kicillof.

Ayer habían comenzado las charlas de los distritos con los jefes de gabinete. Santiago Cafiero convocó a Olivos a sus pares Carlos Bianco de la provincia de Buenos Aires, y a Felipe Miguel, de CABA.

Las definiciones de las futuras aperturas se definirán hoy en la cumbre tripartita, aunque se suponen pocos cambios para el AMBA. La tensión con la Ciudad viene desde hace tiempo cuando Larreta reclamaba mayores flexibilizaciones. La excusa del encuentro es terminar de pulir la próxima fase del aislamiento, pero podría meterse en la discusión la quita de fondos a la Ciudad en medio de un tenso clima político.