La referente de la Tupac Amaru Mirta Guerrero, condenada el miércoles a tres años y tres meses de prisión por el robo de una cámara al equipo periodístico de Jorge Lanata, intentó suicidarse en el penal de mujeres de Alto Comedero de la capital jujeña, donde se encuentra alojada junto a la dirigente social Milagro Sala, informaron hoy fuentes de la organización social. Por el hecho, que tuvo lugar pasadas las 21 de anoche, intervino inicialmente personal de la unidad carcelaria y luego del Servicio de Emergencia Médicas (Same), que trasladó a Guerrero al hospital San Roque, de la ciudad capital.

La mujer se encuentra “fuera de peligro” y fue alojada nuevamente en el penal de mujeres, según informó la organización en un comunicado de prensa, en el que se aseguró que el hecho será informado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). A las 18 del miércoles, Guerrero, alias ’Shakira’, “pidió hablar con el jefe de la unidad para reclamar por el trato recibido durante el traslado a la audiencia del juicio en el que fue condenada por el robo de una cámara, aunque todos los testigos, incluso los denunciantes en la audiencia, señalaron que el autor del hecho fue un hombre de un metro setenta y pelo largo”, explicó el comunicado Como el jefe de la unidad no la recibió, pasadas las 21, la mujer se encerró en un baño e intentó ahorcarse con una toalla, apuntó.

¿Qué necesitan? ¿Qué me corte para que me atienda? Diganle a Gerardo que si quiere un muerto, acá lo va a tener?, fueron las palabras de Guerrero previo a ingresar al baño, siempre de acuerdo con el comunicado de prensa de la Tupac Amaru. Entre los agravantes de la situación, en el comunicado se indica que Guerrero “está operada de una hernia desde hace dos meses” y “ha pedido en reiteradas oportunidades, con el certificado médico correspondiente, que se la interne para concluir estudios médicos vinculados con un problema que tiene desde la intervención quirúrgica, que le produce mucho dolor”.

Mirta Guerrero, junto a Patricia Jaldín, fueron condenadas ayer a tres años y tres meses de prisión por el tribunal en lo Criminal 3 de Jujuy, por encontrarlas responsables de un robo a un equipo del periodista Jorge Lanata, en el barrio de la Tupac Amaru, en 2012, aunque las mismas se declararon inocentes.