El Senado debatía anoche las leyes de reforma previsional y responsabilidad fiscal, además del consenso acordado entre el gobierno nacional y 23 provincias para limitar el gasto público, en una sesión que se esperaba se extendería hasta las primeras horas de hoy.

La discusión comenzó alrededor de las 16 tras un áspero debate sobre la posibilidad de que los acuerdos entre las provincias y el Ejecutivo Nacional sean girados también a la Comisión de Coparticipación Federal de Impuestos.

Luego de que el oficialismo logró sortear esa dificultad por amplio margen en una votación nominal, la oposición cuestionó que los dictámenes de las tres normas no cumplían con el plazo entre su dictamen (el jueves pasado) y su llegada al recinto que establece el Reglamento del Senado.

"Se hizo un acuerdo en Labor Parlamentaria. Los proyectos tienen seis días. Acá se han tratado temas con menos de siete días", comentó el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, quien le reclamó al oficialismo que se defienda solo.

Además, cuestionó que el acuerdo con los gobernadores fuera enviado en tres proyectos en lugar de hacerlo en uno solo.

"El Gobierno, como siempre, comete tonterías. Los acuerdos debieron haber venido en un solo proyecto. Tienen problemas en el funcionamiento neurológico. Hacen todo mal", se enojó el rionegrino.

Sin embargo, en lugar de responderle, el jefe del Interbloque Cambiemos, el radical formoseño Luis Naidenoff, decidió no forzar la interpretación del Reglamento de la Cámara y pidió la habilitación sobre tablas con una votación que terminó arrojando una amplia mayoría de 62 votos a favor de debatir las iniciativas y ocho en contra.

Aunque tanto el proyecto de ley de responsabilidad fiscal como el consenso cuentan con amplio respaldo, la iniciativa más cuestionada es la que introduce cambios a la Ley Previsional.

Esa iniciativa fue rechazada por varios senadores, en su mayoría del peronismo, muchos de los cuales van a votar los acuerdos fiscales.

El gremialista petrolero y representante del Movimiento Popular Neuquino, Guillermo Pereyra, adelantó que iba a votar el consenso fiscal y la ley de responsabilidad, pero no la Reforma Previsional, porque según dijo, "a través de los años vamos a ver un salario del jubilado cada vez menor"

En tanto que el peronista chaqueño Eduardo Aguilar pidió que se vuelva a cambiar la fórmula de aumento jubilatorio contenida en el proyecto de ley para que "se muevan en la misma proporción que los trabajadores activos".

La chubutense kirchnerista Nancy González, en tanto, resaltó que el Interbloque Cambiemos "va a pasar a la historia por bajarle, de nuevo, el sueldo a los jubilados".

Por el contrario, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, defendió la iniciativa porque según dijo, servirá para "establecer un parámetro de previsibilidad en toda la Argentina y va a redundar en un proceso de crecimiento sostenido que va a beneficiar a todas las provincias y al Estado Nacional".

  • Rossi prepara la resistencia en Diputados

El futuro jefe del bloque kirchnerista en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi, consideró que con la iniciativa de reforma previsional del Gobierno “se le mete la mano en el bolsillo a los jubilados y pensionados”, ante lo cual anticipó que se reunirá con los líderes de otras bancadas para “generar un consenso y evitar que sea sancionada”.

El exministro de Defensa puso reparos respecto al apoyo que recibió la iniciativa de parte de los gobernadores de las distintas provincias.

“Independientemente de que los gobernadores hayan firmado un pacto, los que tienen que levantar son los diputados y senadores. Entonces, tenés que levantar la mano para perjudicar a tu mamá, tu papá, tu abuela, tu abuelo. Y no lo perjudicás sólo ahora, sino también para los próximos años. Y también te vas a perjudicar a vos mismo”, afirmó.