El camarista Jorge Ballestero presentó su renuncia como integrante de la Sala I de la Cámara Federal porteña luego de ser cuestionado por su fallo que favoreció al empresario Cristóbal López con el cambio de carátula y la excarcelación.

La renuncia fue presentada ante el Ministerio de Justicia y a partir del 1 de junio, y en la misma no adujo motivos personales.

“Tengo el agrado de dirigirme al señor Ministro con el objeto de presentar mi renuncia al cargo de juez de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal con efecto a partir del 1 de junio del corriente año”, señala el texto con fecha de hoy presentado ante el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano.

Ballestero incluso presentó su renuncia estando en licencia que comenzó el pasado 25 de abril por veinte días.

Ballestero y su par Eduardo Farah quedaron en la mira por haber sido los camaristas que firmaron el fallo que otorgó la libertad a Cristóbal López y a su socio. 

El camarista, quien asumió en la Sala I en 2008, quedó en la cuerda floja cuando se lo denunció por presunto enriquecimiento ilícito y mal desempeño en el Consejo de la Magistratura pero la misma quedará trunca si se le acepta la renuncia presentad. hoy.

Es Garavano quien define si le acepta la renuncia o bien la rechaza y permite que avance la investigación a Ballestero que podría tener que afrontar un jurado de enjuiciamiento a raíz de los hechos por los cuales se lo acusa.

Ballestero y su par Eduardo Farah quedaron en la mira por haber sido los camaristas que firmaron el fallo que otorgó la libertad a Cristóbal López y a su socio, Fabián de Sousa, en la causa por la evasión de 8.000 millones de pesos en impuestos al expendio de combustibles. 

Farah también fue desvinculado por su propio pedido de la  Cámara Federal pues se lo trasladó a un Tribunal Oral Penal Económico y en su caso de prosperar la acusación podría sí tener que afrontar un jury de enjuiciamiento.