Por indicación de la líder de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, renunció a la Unidad AMIA la abogada Mariana Stilman luego de la "sorpresiva intervención" del ministro de Justicia, Germán Garavano, en el trabajo de la querella del Estado en la causa de encubrimiento del atentado a la AMIA.

"No formamos parte ni del amiguismo, ni del nepotismo, ni de encubrimiento judicial alguno", sostuvo la conducción de la CC ARI en un comunicado, tras la polémica por la decisión de Garavano de no inculpar a los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, imputados y acusados por la Fiscalía en el juicio por encubrimiento del atentado a la AMIA.

El año pasado, la abogada de confianza de Carrió había renunciado a la representación de la querella debido a las "reiteradas intromisiones en su trabajo por parte de otro abogado que respondía a órdenes del ministro, quienes impedían que Stilman desarrollara de manera adecuada su labor", informó la CC-ARI.