La idea de que el Área Metropolitana de Buenos Aires acarrea problemas históricos y estructurales no es nueva y su solución sigue siendo una de las grandes deudas de los últimos 37 años de vida democrática.

Sin embargo, la pandemia ha puesto en relevancia más que nunca la necesidad de entender al concepto del AMBA como un todo, en los hechos unificada más allá del límite de la General Paz y de los bordes de cada partido bonaerense.

Los discursos y buena parte de las acciones de Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof evidencian que el AMBA, con 15 millones de habitantes, desigualdades socioeconómicas manifiestas y cerca del 90% de los casos de Covid-19 del país, requiere de políticas coordinadas entre las dos jurisdicciones para que sus habitantes puedan acceder a una mejor calidad de vida.

La crisis del coronavirus puede ser, por eso, una oportunidad para que de una vez por todas puedan introducirse cambios bisagra en la región metropolitana.

En este contexto, BAE Negocios consultó a cinco expertos de diferentes disciplinas para que expresen cuáles son, a su juicio, los principales problemas del AMBA y qué cambios deberían introducirse. Estos son: el politólogo Andrés Malamud, el urbanista Fabio Márquez, la experta en cambio climático Inés Camilloni, el médico infectólogo Pedro Cahn y la experta en educación Melina Furman.

A cada uno se le pidió que, en base a su campo profesional, contestasen las dos siguientes preguntas:

  1. ¿Qué problemas estructurales presenta el AMBA?
  2. ¿Qué cambios o soluciones estructurales sería deseable introducir en el AMBA?

Andrés Malamud (politólogo, Universidad de Lisboa)

Andrés Malamud

Pregunta 1) Andrés Malamud describe al AMBA como un “monstruo desarticulado” con dos áreas claramente diferenciadas:

  • La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de 3 millones de habitantes, que es “económicamente próspera y políticamente organizada”
  • El conurbano, de once millones de habitantes, que es en cambio “económicamente heterogéneo y políticamente fragmentado”.

Para él, este panorama de contrastes trae como consecuencia tres problemas:

  • En primer lugar, una “sociedad quebrada” en la que “todos los medios de comunicación son de CABA, tornando al conurbano una periferia degradada en términos de ciudadanía y deliberación pública”.
  • En segundo lugar, una “política distorsionada”, debido a que “la Ciudad Autónoma está sobrerrepresentada en el Congreso” pero, en cambio, “el conurbano está sub-representado tanto en el Congreso como en la Legislatura bonaerense”.
  • En tercer lugar, la “economía disfuncional”. En este sentido, Malamud expresa no solo que “la hiperconcentración urbana torna al AMBA vulnerable a ‘males de escala’ como epidemias y cuellos de botella infraestructurales” sino también que la región metropolitana es “dependiente del resto del país para su subsistencia y, al mismo tiempo, un obstáculo para el resto del país en su vinculación con los mercados globales.

Pregunta 2) Malamud considera que esta serie de problemas descritos requieren, para ser solucionados, de “dos medidas complementarias”, ya que, aclara, “una no es suficiente”.

En primer lugar, la “coordinación metropolitana de políticas públicas”. En segundo lugar, afirma a BAE Negocios, “la división de la provincia de Buenos Aires”, para de este modo “tornar funcionales a sus subunidades” y al mismo tiempo hacer “gobernable al país”.

Sobre el segundo punto, Malamud suele decir que la provincia de Buenos Aires es “la más hipertrofiada del mundo”, ya que alberga el 40% de la población del país mientras que el otro 60% se divide entre 23 entidades subnacionales. Y ha sugerido dividirla en tres o cuatro partes de similar población: una que abarque el interior rural y dos o tres que abarquen al conurbano y a algunos municipios adyacentes.

Fabio Márquez (paisajista y director de la Comisión de Participación Social de la ACUMAR)

Fabio Márquez

Pregunta 1) Para Fabio Márquez, desde el punto de vista urbanístico el AMBA tiene principalmente un problema claro: su falta de descentralización.

“Un conglomerado urbano de 15 millones de habitantes debería tener distintas centralidades mejor distribuidas, para que las personas por cuestiones laborales, comerciales, educativas o culturales tengan que desplazarse menos desde el lugar donde viven. Eso generaría una ciudad más sostenible en vez de una concentración en algunos lugares, especialmente en la Ciudad Autónoma”, explica.

El urbanista agrega que esta idea ya se está llevando a cabo en algunas ciudades del mundo y que el ejemplo más famoso es el “París de los 15 minutos” (NdR: que la alcaldesa de esta ciudad, Anne Hidalgo, propuso implementar como parte de sus promesas de campaña con la que fue reelecta este año).

Pregunta 2) Como urbanista, Márquez ve la necesidad de realizar al menos dos cambios estructurales en el AMBA. En primer lugar, dice, hace falta incrementar las superficies verdes. “Es dramática la ausencia de espacio verde público y lo poco que hay está mal distribuido y es de calidad dudosa”, afirma. Por eso, propone generarlos “aprovechando los últimos terrenos que quedan y entendiendo que son vitales para la calidad de la vida urbana”.

En segundo lugar, el experto considera que debería llevarse a cabo un plan de movilidad sostenible, es decir, un “plan de tránsito y transporte del área metropolitana como tal” que priorice un transporte público con tecnologías más sustentables y reduzca el uso de vehículos contaminantes individuales.

En este sentido, Márquez propone aumentar la tracción eléctrica y, sobre todo, profundizar el uso de la bicicleta, a través de la construcción de ciclovías separadas del tránsito automotor y de la posibilidad de articular este medio de transporte con trenes para la larga distancia.

Inés Camilloni (doctora en Ciencias de la Atmósfera e investigadora del Conicet)

Inés Camilloni

Pregunta 1) Inés Camilloni ve, en primer lugar, tres amenazas del clima hacia el AMBA:

  • Olas de calor cada vez más intensas y duraderas
  • Lluvias intensas, de mucha precipitación en poco tiempo
  • Inundaciones en la rivera por el ascenso del nivel del Río de la Plata

En segundo lugar, describe que la región metropolitana sufre, como otras grandes ciudades, un “efecto de isla urbana”. Esto es, que como consecuencia de los materiales de construcción se absorbe cada vez más energía del sol durante el día que luego se libera durante la noche, lo cual “torna a la ciudad más invivible y genera desigualdades entre quienes tienen acceso a un sistema de ventilación y quienes no”.

Pregunta 2) Para combatir el efecto de isla de calor, Camilloni propone generar una mejor distribución de espacios verdes, que en la ciudad son pocos y asimétricos. Además, la experta remarca que “en zonas densas sin espacios verdes, la calidad del aire probablemente sea menor”.

Al igual que Márquez, Camilloni considera que para modificar la calidad del aire es clave que haya una reconversión a un transporte sustentable eléctrico y no basado en combustibles fósiles, al igual que un mayor uso del transporte público y de las bicicletas.

También explica que hay una tendencia a implementar “soluciones basadas en la naturaleza”, como, por ejemplo:

  • La preservación de humedales que amortigüen las inundaciones y capturen dióxido de carbono
  • La posibilidad de introducir una legislación sobre el derecho al sol para regular la construcción de edificios altos y que sea rentable la inversión en paneles solares
  • La generación de techos verdes

Además, a Camilloni no se le escapa la conexión que existe entre la lucha contra el coronavirus y contra el cambio climático: “Lo que muestra esto es que la voz de la ciencia es fundamental para tomar decisiones informadas sobre políticas públicas. Y muestra también lo que significa ser vulnerable a algo y cómo estas políticas públicas son necesarias ante una amenaza global”, afirma.

Pedro Cahn (ex jefe de Infectología del Hospital Fernández y director científico de la Fundación Huésped)

Pedro Cahn

Pregunta 1) Para Pedro Cahn, el sistema de salud argentino, incluyendo el AMBA, tiene dos problemas fundamentales.

El primero es su fragmentación. “Hay pocos hospitales públicos nacionales y muchos provinciales, pero también hay clínicas privadas, un sistema salud de la seguridad social, una obra social de cada sindicato, PAMI y obras sociales de las Fuerzas Armadas que no son controladas por la superintendencia”, describe.

En este sentido, ejemplifica que “para una enfermedad rara, hay un sistema de subsidios que sale de parte de lo que se contribuye a la obra social pero del cual PAMI y las obras sociales provinciales no forman parte”.

El segundo problema del sistema es su “carácter darwiniano”, dice Cahn. La idea es que el sistema expulsa gente y solo “selecciona a los más aptos”, pero el resto termina regresando luego cuando el cuadro es grave, a un costo sanitario y económico mayor.

En Capital y Provincia, las personas hacen fila desde las 4 de la mañana para conseguir un turno, pero se van cuando estos se agotan sin que nadie releve sus necesidades, mientras que las madres que no pueden dejar a sus hijos o los que dependen del presentismo ni siquiera pueden acercarse, muestra el médico.

“Esas personas dejan de ir, pero al final regresan en ambulancia y se los trata con más días de internación, ocupando terapia intensiva y a más costo. Desde la eficiencia económica no tiene sentido”, explica.

Pregunta 2) “Hay que parar la pelota y una vez que pase la pandemia reestructurar el sistema de manera que sea más eficiente para todos”, afirma Cahn, para quien las soluciones radican en tratar de que este “tenga un mayor nivel de coordinación”.

“Necesitamos un sistema que dialogue”, remarca al poner de ejemplo que “en plena pandemia Fernán Quirós informa de las UTI del sistema público porque no hay información unificada del sistema privado”.

Cahn agrega que “uno de los aprendizajes (que dejó la pandemia) es que el AMBA en lo sanitario es un sistema único” y que por eso “debería mantenerse este diálogo muy positivo entre las autoridades”.

En ese contexto, llama a descentralizar la atención: “Hay que ayudar a la gente a entender que hay distintos niveles de complejidad en la medicina. No tiene sentido tomarse tres colectivos para llevar al nene resfriado al Garrahan cuando ese hospital es para casos complejos y podría atenderse en la salita cerca de su casa”.

También sugiere: “Yo no digo que nadie deba trabajar gratis, pero es natural que alguien le pague al sistema público. Si alguien con prepaga se atendiera en el sistema público, que le pague”.

Melina Furman (doctora en Educación, Universidad de Columbia)

Melina Furman

Pregunta 1) Melina Furman cita al menos tres problemas presentes en el AMBA en el área escolar y educativa:

  • Primero, el problema edilicio, sobre todo en la educación pública. “Hay una necesidad de reacondicionar los edificios escolares, que en muchos casos no tienen condiciones mínimas de habitabilidad para que se pueda dar el proceso educativo, hasta con techos que se caen incluso en secundarios y profesorados”, describe.
  • Segundo, el acceso a conectividad, que abarca tanto la falta de acceso a internet en sí como a la falta de dispositivos suficientes para todo los docentes y alumnos. La necesidad de resolver esta “brecha digital” que existe al interior de las escuelas y familias se agudizó con la pandemia, remarca Furman.
  • Tercero, la falta de docentes en todos los niveles educativos, tanto a nivel público como privado. “Esto tiene que ver con un problema más profundo que es cuán atractiva es la profesión docente para las nuevas generaciones, que a su vez se relaciona a otro problema aún más profundo que es cuáles son las condiciones de trabajo que los docentes tienen”, explica.

Furman resalta que “la situación (escolar) en el conurbano es en general más difícil que en CABA, lo que se ve especialmente en lo edilicio y en el nivel de calidad educativa. Sin embargo, aclara que dentro de cada jurisdicción también hay heterogeneidad y que las diferencias de calidad educativa obedecen sobre todo al nivel socioeconómico.

Pregunta 2) Para la especialista, algunos de los cambios que deberían introducirse para mejorar la situación educativa en el AMBA son:

  • Una mejora en la capacitación docente en tecnología y la incorporación de tecnologías digitales a la enseñanza en cualquier área curricular, algo que ve como necesario tanto en sistema educativo público como en el privado. “El trabajo con tecnologías digitales bien usadas es indispensable para cualquier área del conocimiento. La pandemia hizo esto más visible”, afirma.
  • El trabajo de los docentes en una sola escuela y no en muchas. “La idea de profesor por cargo es esencial para que los docentes tengan tiempo de conocer a sus alumnos, planificar o trabajar en equipo con colegas. Es una de las deudas históricas del secundario que habrá que resolver”, dice Furman.
  • La presencia de más escuelas con jornada extendida o completa, que, reconoce, “es algo que requiere mucha inversión edilicia y muchas cuestiones organizativas, aunque se viene conversando en ello hace mucho tiempo”.

Más notas de

Javier Slucki

El dólar, la obsesión argentina

El bimonetarismo, un problema crónico de la economía

El Gobierno aprobó la vuelta a clases presenciales

El Gobierno aprobó la vuelta a clases presenciales

El Gobierno busca cambiar el protocolo para poder retornar a las clases presenciales

El protocolo contempla que el retorno presencial sea con distanciamiento y división de los grupos

Vuelven los vuelos y los micros: ¿Vuelve el turismo?

Argentina mantiene suspendidos los vuelos regulares desde marzo

Argentinos anti todo: el coronavirus no existe y la Tierra es plana

Un 12% dijo creer que la Tierra es plana y otro 14% dijo no saber la respuesta

La industria en pandemia: ¿Hay recuperación o todavía falta?

La metalmecánica es uno de los rubros que muestra subas respecto al último mes previo a la cuarentena

Qué fue del test NEOKIT de diagnóstico rápido lanzado por el Gobierno

El NEOKIT fue desarrollado por científicos del Conicet y el Instituto Milstein, en asociación con el Laboratorio Pablo Cassará

Polémica entre los intendentes de la Costa por el ingreso de no residentes

Polémica entre los intendentes de la Costa por el ingreso de no residentes

El canje tuvo una adhesión del 93,5% y por la aplicación de las CAC se reestructuró el 99% de la deuda

Alberto Fernández y Martín Guzmán condujeron el anuncio desde el Museo del Bicentenario, flanqueados por Cristina Kirchner y Sergio Massa

Juntos por el Cambio pidió al Presidente que retire el proyecto de reforma judicial

Alberto Fernández, en su presentación de la Reforma Judicial en la Casa Rosada a fines de julio