El presidente Alberto Fernández se reunió con el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, para definir cómo sigue la cuarentena en el Área Metropolitana (AMBA) ante al aumento de contagios por coronavirus que se vienen registrando en los últimos días en ese sector. A partir del viernes sólo podrán ingresar a la Ciudad los trabajadores escenciales.

Fuentes oficiales indicaron que el encuentro tuvo como objetivo coordinar los detalles específicos de las decisiones a adoptar con respecto al aislamiento social, preventivo y obligatorio en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, de cara a la medida que vence el 28 de este mes.

"Fuimos a trasladar nuestra preocupación que es muy grande" señaló una fuente de la gobernación consultada por BAE Negocios, la que agregó que "tenemos que reducir la circulación" en el AMBA ante el incremento de los casos positivos de coronavirus (Covid-19).

Caducan todos los permisos de circulación

Frente a esa posición, se resolvió que a partir de la cero hora del viernes, el transporte público solo podrá ser utilizado en el Área Metropolitana por trabajadores cuyas actividades hayan sido consideradas como esenciales.

Como consecuencia, "van a caducar" los permisos de circulación en el transporte público, según confirmó Alberto Fernández tras la reunión, durante una entrevista con Telefe.

"Van a caducar a partir de la cero hora de mañana todos los permisos que se han extendido en la aplicación que nosotros tenemos, por lo tanto todo deberá volver a diligenciarse", explicó el Presidente.

Contactos restringidos

Santilli reemplazó al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, a quién sus médicos le recomendaron restringir las actividades públicas ante el resultado positivo de coronavirus efectuado a la ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, con quien compartió un almuerzo días pasados.

También la Unidad Médica Presidencial le recomendó a Fernández, "restringir al máximo posible el contacto interpersonal", por lo que el mandatario pasará a desarrollar sus actividades habituales desde la residencia de Olivos.

La evidencia de la circulación viral de la enfermedad en ese territorio, fue lo que impulsó al director de la unidad médica, Federico Saavedra, a realizar la sugerencia al Jefe de Estado y así lo hizo saber a través de un comunicado en el que señaló además que, ante esa situación "resulta imprescindible en este momento extremar las medidas de prevención y cuidados, evitando exposiciones de riesgo para su salud".

Pero ese no fue el único motivo que impulsó a resguardar la salud del presidente; sino que las bajas que la enfermedad comenzó a generar en las filas del mundo de la política, marcaron otra señal de alarma.

Políticos con coronavirus

La noticia que el viernes pasado daba cuenta de que el intendente Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) había dado positivo de coronavid-19, obligó al mandatario a suspender una visita que ese día tenía prevista realizar a la provincia de Catamarca, debido a que su ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, quien integraba la comitiva, había participado horas antes de una actividad con el jefe comunal. 

Al caso de Insaurralde, se le sumó el testeo positivo que afectó al vicepresidente de la Fundación Bapro, Alejandro Alegretti, lo que también llevó a Kicillof a cancelar los encuentros presenciales que venía manteniendo con los intendentes, los que a partir de ahora se realizarán a través de videoconferencia.

La convocatoria a Fernández para que restrinja al máximo los encuentros interpersonales, pone además en el freezer la agenda política que el mandatario había reactivado, con visitas al interior del país que incluyeron a provincias como Tucumán, Santiago del Estero, Formosa y Neuquén, entre otras.

Una cuarentena más dura

Pero además, y a días de que se registre el pico de contagios que viene generando la pandemia, la restricción es una señal clara de que el Gobierno -pese al hastió que la cuarentena, que ya lleva 90 días, genera en vastos sectores de la sociedad-, en caso de que la enfermedad se termine disparando, podría tomar la decisión de retroceder con las habilitaciones dispuestas en diferentes distritos.

"Es cierto que es muy complejo dar marcha atrás con la apertura de actividades en el AMBA. El ritmo de contagios sigue siendo extraordinariamente bueno en términos absolutos, pero en términos específicos, hay un aumento importante. En 15 días vamos a estar en el pico, falta todavía para el pico ", señaló una fuente de Casa Rosada.

En ese contexto, el vocero consideró que "se rompió el compromiso ético de los porteños", y anticipó que para "frenar" los contagios no hay "otra alternativa que cerrar la economía" porque "cuando colapsa la primera terapia intensiva, se acabó todo".