En la jerga popular se dice que la tercera vencida. En medio de los roces con el sector aliado del radicalismo, el Gobierno volverá a tener otra cara a cara con los gobernadores para seguir discutiendo un plan ante las quejas por la crisis en el consumo y la suba de tarifas.

La semana pasada se había adelantado la mesa política con un primer encuentro en el ministerio de Hacienda y luego una cena en el coqueto restaurante "Novecento" de Recoleta con la condición de una próxima reunión en una semana. Por eso, hoy la expectativa del gran convite será en la Casa Rosada entre los mandatarios provinciales radicales y los principales referentes del Pro con el objetivo de debatir el paquete medidas que busca desactivar los reclamos radicales cuando quedan cuatro meses para las elecciones nacionales. “Tal cual quedamos nos estamos juntando una semana después”, señalaron fuentes gubernamentales sobre la reunión que intentará cerrar un acuerdo definitivo del plan “anticrisis”.

La agenda incluirá un amplio temario de temas que preocupan a la cúpula radical integrada por los mandatarios de Mendoza, Alfredo Cornejo; de Jujuy, Gerardo Morales y de Corrientes, Gustavo Valdés. La Casa Rosada escuchó el reclamo de los radicales de tener mayor incidencia en la toma de decisiones o por lo menos no enterarse por el medios de las medidas tomadas por el Ejecutivo. La primera reunión fue el Hacienda junto al su titular, Nicolás Dujovne, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, el jefe de gabinete, Marcos Peña, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. A la noche hubo una cena sin el equipo económico pero con Horacio Rodríguez Larreta y la gobernadora, María Eugenia Vidal. Mauricio Macri no participó de ninguna de las dos.

En las reuniones con los gobernadores se evaluó un plan para reactivar la economía y la situación de la Convención Nacional Radical, que aún no tiene fecha de convocatoria, en medio de las tensiones con algún sector de romper con Cambiemos y sumarse al espacio del posible presidenciable, Roberto Lavagna. En Balcarce 50, descartan cualquier tipo de rompimiento. “Los radiales no se van a ir a ningún lado. Es una gran mentira que el radicalismo piense en irse”. La Rosada apunta como ideólogos de la ruptura a Federico Storani, Juan Manuel Casella y Ricardo Alfonsín. “No existe como alternativa”, insistieron desde el macrismo.

Los gobernadores de Cambiemos necesitan políticas de impacto para hacer campaña

Los reclamos no viene sólo por parte de gobernadores del radicalismo sino de todos los mandatarios provinciales de Cambiemos. “Todos tienen responsabilidades territoriales. Tienen la necesidad de que se generen políticas de mayor impacto para empezar a hacer campaña sobre todo Larreta y Vidal que tiene los comicios pegados a las nacionales”, aclararon fuentes cercanas a la mesa negociadora. El resto las provincias desdoblaron y tienen más autonomía de las políticas del Gobierno. Desde la Rosada tiene la conciencia de la necesidad de un consenso con los radicales para la realización de la Convención Nacional. “Hay una necesidad del Gobierno, de los gobernadores y de la alianza. No todo está cerrado”, analizaban antes de la cumbre.

En cuanto al paquete de medidas negociadas el punteo es bastante extenso. Desde descuentos para los beneficiarios del Anses – AUH, jubilados y planes sociales-; ampliación de los Precios Cuidados; mejoras en los créditos otorgados por el Estado; y tarifas de servicios públicos. Todos los temas estarán sobre la mesa. “Está todo abierto”, afirmaron a este diario sobre el tema de las tarifas donde reclaman desde congelamiento hasta una ampliación del pago en cuotas. El secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, había adelantado que no iba a haber cambios en la política energética. “Hasta que no esté cerrado no se va a comunicar nada. El anuncio en inminente y puede postergarse hasta la semana que viene”, informaron a este diario.