El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires oficializó el permiso de circulación para personas mayores de 70 años dado el alto riesgo que supone el contagio de coronavirus en este grupo etario, pese a las críticas que surgieron en torno a la medida.

La normativa implica que los adultos mayores deberán llamar al 147 antes de salir de sus casas para comprar o hacer trámites, y en esa comunicación se buscarán alternativas desde la administración porteña para resolverlo de forma tal que no sea necesario que se trasladen. En caso de que la persona que llamó considere que de todas formas puede encargarse de hacer el trámite y no acepte la ayuda, el aviso de salida tiene una vigencia de 48 horas.

"Ocho de cada diez fallecidos en Europa son adultos mayores de 70 años. Un dato que se comprueba también en Argentina, con un promedio de 71. Nuestro criterio de decisión siempre va a estar guiado por los datos y poniendo la salud y la vida de la gente por delante de cualquier decisión. Ahora, vivimos en una democracia, por lo cual es válido que haya gente que no esté de acuerdo, que entienda que hay otros valores que tienen que primar por sobre la salud", contestó a los cuestionamientos el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, durante una conferencia de prensa donde se presentó la norma esta mañana.

Con respecto a la medida, subrayó que tiene que ver con reducir al máximo la circulación en la calle por el alto nivel del contagio en el marco de la cuarentena por el Covid-19, y remarcó: "Acá no estamos yendo contra las libertades, la autodeterminación. Tienen todo el derecho a decidir. Lo único que les pedimos es que busquemos una alternativa a ver si podemos evitar que salgan".

Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, enfatizó que "esta iniciativa no intenta quitar autonomía y autodeterminación, ni asumimos que nuestros mayores tienen dificultades para decidir bien. Todo lo contrario. Esta política pública intenta y mantiene la decisión y la autodeterminación en la persona. Lo que hacemos es poner el Estado a disposición de la autonomía y la decisión de la persona".

La resolución, publicada hoy en el Boletín Oficial porteño, explica que “a los efectos de garantizar el conocimiento de todas las alternativas puestas a disposición por parte de la Ciudad, para evitar que las personas de setenta (70) o más años salgan innecesariamente de su domicilio o lugar en el que se encuentren cumpliendo el aislamiento social, preventivo y obligatorio" se establece "la necesidad de comunicarse previamente con el servicio de atención ciudadana al número 147”.

El aviso tendrá una vigencia de 48 horas y, según indica la normativa, se encuentran exceptuadas de hacer este aviso las personas que integren el personal de salud, Fuerzas de seguridad, Fuerzas Armadas, actividad migratoria, servicio meteorológico nacional, bomberos y control de tráfico aéreo.

Tampoco deberán dar aviso al 147 autoridades superiores de los gobiernos nacional, provinciales, municipales y de la ciudad de Buenos Aires, personal diplomático y consular extranjero acreditado ante el gobierno argentino, personal que se desempeña en los servicios de comunicación audiovisuales, radiales y gráficos.

Están exceptuadas, a su vez, las personas que deban recibir las vacunas de acuerdo al calendario establecido y/o para realizar tratamientos médicos programados, así como quienes deban cobrar su sueldo o jubilación en el día que corresponda conforme el calendario de pago establecido.

La resolución finalmente salió con algunas modificaciones a lo anunciado la semana pasada, ya que, además de establecer la obligatoriedad de hacer el llamado al 147 para poder salir, estaba previsto multar a los mayores de 70 que circularan sin el permiso correspondiente. Este último punto fue eliminado.