La ex secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación Romina Picolotti fue condenada este lunes a tres años de prisión de “ejecución condicional” y a restituir al Estado casi 7 millones de pesos por haber cometido el delito de defraudación en contra de la administración pública, al haber pagado gastos familiares y personales con fondos públicos.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 6 dispuso, además, que recaerá sobre la exfuncionaria la "inhabilitación especial perpetua para el ejercicio de empleos o funciones públicas” y deberá afrontar “el pago de las costas del proceso".

Durante el tiempo que dura la condena, Picolotti deberá cumplir las reglas de conducta establecidas en el art. 27 "bis" inciso 1º del Código Penal, consistentes en fijar residencia y someterse al cuidado de un Patronato u otro organismo equiparable de control.

Pasadas las 16, la jueza que encabezó el TOF 6 para este juicio, Sabrina Namer, leyó el veredicto, que el punto 5 de la parte resolutiva incluía la disposición para que Picolotti “restituya al Estado Nacional, más precisamente al actual Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el monto del perjuicio ocasionado a la administración pública (...), el cual actualizado al día de la fecha asciende a la suma de seis millones novecientos cuarenta y un mil ciento setenta pesos ($6.941.170)”.

Ese monto será ajustado al momento en que la condena adquiera firmeza, bajo las pautas y fórmulas utilizadas por la Dirección General de Asesoramiento Económico y Financiero en las Investigaciones del Ministerio Público Fiscal, según indicó el tribunal.

La lectura del veredicto, como todo el juicio que duró 6 meses, se realizó a través de la plataforma virtual zoom y la ex funcionaria lo siguió desde Miami (Estados Unidos), donde se encuentra radicada; mientras que los fundamentos de la condena se darán a conocer en otra audiencia que fue fijada para el 25 de noviembre a las 16.

El tribunal le fijó, en ese sentido, la obligación de presentarse en forma mensual, dentro de los primeros cinco días de cada mes, ante el Consulado de la República Argentina en Miami, Estado de Florida y también de informar cualquier cambio de domicilio y requerir autorización en caso de viaje a otro país.

Esta mañana, Picolotti había reiterado su pedido de absolución porque, según dijo, no cometió ningún delito y se lamentó porque “el Estado haya gastado 14 años de recursos, sobre todo el tiempo de los magistrados” en el juicio que la tuvo en el banquillo de los acusados.

La fiscalía, a cargo de Diego Luciani, había reclamado que la ex secretaria de Estado fuera condenada a 3 años y 9 meses de prisión, un monto de pena que de haber prosperado hubiera sido de cumplimiento efectivo y no en suspenso como en este caso.

En el marco de su alegato ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 6, el representante del Ministerio Público enumeró que el dinero habría sido gastado en pasajes de avión para amigos y familiares de la exfuncionaria, en almuerzos diarios, en sushi, flores y regalos para miembros de su familia.

Quién es Romina Picolotti

Picolotti fue sectearia de Ambiente desde 2006 a 2008, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner

Había formado parte del Gobierno como funcionaria de confianza del actual presidente, Alberto Fernández, en ese entonces jefe de Gabinete. 

Pero la salida de Fernández de su cargo tras el conflicto con el campo y su apoyo a la Ley de Glaciares, vetada finalmente por la entonces Presidenta, debilitaron su posición, por lo que fue echada a fines de 2008. 

En 2015 se radicó en Estados Unidos y vive allí desde entonces.

Al juicio oral llegó procesada por los supuestos delitos de "defraudación en perjuicio de la administración pública" en una causa que tramitó en el juzgado federal de María Servini y que investigó el presunto uso de fondos públicos para gastos particulares.