La organización sindical de Sanidad que lidera el también titular de la CGT Héctor Daer decretó medidas de fuerza por el conflicto salarial que mantienen con las prestadoras de salud en pandemia.

“Nunca hemos trabajado tanto y cobrado tan poco. Nadie puede mirar para otro lado”, apuntaron a través de un comunicado en una definición que no sólo se traza hacia los empresarios sino también al Gobierno.

El jueves 25 la Fatsa (Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina) realizará asambleas en los lugares de trabajo y el viernes 26 cumplirán un paro por 3 horas.

La dirigencia sindical y las cámaras empresariales del sector mantuvieron una reunión para negociar las paritarias del 2021 que culminó sin acuerdo. Daer anunció un plan de lucha que se hará efectivo “hasta alcanzar una recomposición salarial para los trabajadores/as del sector Asistencial”.

El lunes 29 la organización gremial tendrá una nueva reunión de consejo directivo para evaluar el resultado de las medidas y la continuidad del plan de lucha. No es el primer conflicto que aborda Fatsa en pandemia, para citar un caso puntual y que llegó a intimaciones judiciales el decreto que establecía el transporte público gratuito para el personal sanitario y que no entró en vigencia fue epicentro de un malestar inocultable de Daer y su cúpula sindical contra la Casa Rosada.

Todo más allá del alineamiento de la CGT que motorizó y mantiene desde el liderazgo Daer con el Gobierno, la figura de “destrato salarial” en tiempos de pandemia es considerado por esa organización gremial como “inaceptable”.

La constante

“La pérdida de valor adquisitivo ha adquirido proporciones intolerables y gran parte de nuestros trabajadores reciben ingresos por debajo de la línea de pobreza”, denunció Sanidad en su comunicado.

Los empresarios ya habían adelantado que no iban a dar aumento, “los retrasos -que se han acentuado en los últimos dos años- representan un desfasaje de aranceles cercano al 50%, lo que expone a muchas empresas al límite de la subsistencia”, fue la postura empresaria que derivó en las medidas de fuerza que activará el sindicato.