El conflicto de paritarias 2021 de los trabajadores de Sanidad afiliados en Fatsa y ATSA elevó su voltaje con la decisión de dicho gremio para llevar adelante un paro por 24 horas el jueves.

Del análisis realizado este lunes por esos dirigentes sobre el plan de lucha que incluyó movilizaciones la semana pasada y el cese de actividades por 4 horas en cada turno del viernes en plena pandemia, se ratificó que la instancia de la huelga: “es decisión tomada”, enfatizaron.

En efecto, el consejo directivo nacional de los trabajadores y trabajadoras de Sanidad recibió una comunicación de los empresarios de salud en cuanto a que no otorgarán mejora alguna.

“Mientras no haya acuerdo la decisión del paro no se revoca”, reseñaron fuentes sindicales a BAE Negocios. Ese “mientras tanto” se expresó teniendo en cuenta una reunión que el jefe de Gabinete Santiago Cafiero podría mantener anoche con empresarios de salud.

Anoche fuentes de la jefatura negaron ante la consulta de este diario que haya existido el encuentro, el cual de desarrollarse tendría lugar en las próximas horas.

Cerrojo oxidado

 

Como anticipó este medio la llave que puede abrir el cerrojo paritario oxidado, el cual compete a 250.000 trabajadores, es que se autorice el aumento de las cuotas de prepagas.

El estado de conflicto se mantiene desde la definición de los convenios de salario 2020 hace meses y potenció capítulos para la edición del corriente, tiene a las empresas de salud justificando su negativa en el incremento de costos laborales y prestaciones bajo la crisis Covid-19 para otorgar mejora alguna.

En tanto, desde el segundo punto de dicha postura patronal, Fatsa y ATSA enuncian en forma reiterada que sus afiliados “nunca trabajaron tanto y cobraron tan poco”.

Lo dicen no sólo para sostener la legitimidad de su pretensión del 45% para sellar paritarias, sino para apelar a que antes de la pandemia “las empresas no eran ni por asomo deficitarias”, y ahora “presionan para que les liberen la posibilidad de aumentar las cuotas de las prepagas”.

Dentro de la puja tripartita el gremio también le apuntó al Gobierno en cuanto a que “no puede pecar de distracción” frente a una emergencia sanitaria inédita, donde incluso sus trabajadores “vienen trabajando sin descansos, como esenciales y presencialmente en cada centro de salud”.

Gremio, empresas y Gobierno

A la fecha el rol de la Casa Rosada, en la disputa de tres brazos, aparece clara y por encima de la estimación de porcentaje que se evaluaba ofrecer a las prepagas por encima del 7%.

Entre otras herramientas a las que podría echarse mano en la urgencia también se mencionaba la posibilidad de un “Repro Sanitario”, destinado al sector y con la exigencia prioritaria de que los fondos fueran destinados a sellar la paritaria en cuestión.

Con algunos puntos en común a otras negociaciones donde el Estado debe acudir a su caja para remediar males mayores, como en el caso de los choferes de la UTA y los subsidios al transporte, en el caso de Sanidad la “gravedad agregada” es que el paro, conflicto y reclamo se desarrollan en el segundo año de la emergencia Covid.

Más allá de que cualquier incremento en las mensualidades de las prepagas es un costo político, para el Gobierno que fuere, en el presente pandémico dicho rigor se incrementa no sólo por el impacto inflacionario de cualquier suba en las cuotas, ya que el declamado reconocimiento a los trabajadores y trabajadoras de la salud por su labor desde marzo de 2020 no se concreta en datos duros, léase mejora salarial justificada plenamente.

Más notas de

Luis Autalan

La CGT debate la unidad al ritmo del Frente de Todos

El Confederal de Azopardo, presencia de todos los sectores que integran la CGT, sin menoscabo de las divisiones

Ganancias: el Gobierno busca que no alcance a más del 10% de los asalariados

El ministro de Trabajo se reunió con el Presidente antes de realizar los anuncios

Rumbo a sus elecciones la CGT rechazó cualquier intento de reforma laboral

El primer paso para la renovación de la conducción de Azopardo en el Felipe Vallese

El salario mínimo subirá un 52,8%, se votó la mejora por unanimidad

El salario mínimo subirá un 52,8%, se votó la mejora por unanimidad

La CGT entre la calma por el nuevo gabinete y sus dudas clásicas por el rol de Cristina

La CGT saludó los cambios con elogios a Juan Manzur y también la ratificación de Claudio Moroni

La suba del salario mínimo marcará el primer paso en el plan reactivador del Gobierno

Un salario mínimo no alcanza para evitar la indigencia, como publicó BAE Negocios

Los gremios dividen su apoyo al Gobierno y preocupa la escalada política

La CTA Autónoma considera que lo esencial pasa por mejorar las condiciones de vida de trabajadores/as antes que diferencias  personales en el Gobierno

Trabajo no quiere adelantar el debate por la suba del salario mínimo

Trabajo no quiere adelantar el debate por la suba del salario mínimo

Al margen de los resultados de las PASO, las empresas mantendrán su política de empleo

Más allá de las PASO, las empresas mantendrán su política de empleo

Juez triunfó en una Córdoba teñida de amarillo

Juez cuestionó a Macri, quien apoyó a Negri en la interna