El decreto de necesidad y urgencia 457/2020 modifica el Presupuesto Nacional reforzando las asignaciones destinadas a la atención de la emergencia santinaria de la pandemia. La publicación en el Boletín Oficial hace dos días generó una nueva controversia con la oposición que pidió la derogación de los "superpoderes" que dispuso dispuso el DNU.

Sobre las acusaciones de una "supuesta concentración de poder en el Congreso", el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, explicó en una catarata de tuits que "no se trata de superpoderes", sino que estamos "en momentos extraordinarios", donde se necesita "un Estado activo y flexible para poder proteger a todas y todos los que habitan este territorio".

Los diputados de Cambiemos Mario Negri, Gustavo Menna y Alfredo Cornejo presentaron un proyecto para derogar parte del decreto destinado a la reasignación de  partidas presupuestarias por coronavirus. Hasta ahora el jefe de Gabinete no tuvo la oportunidad de ir a exponer al Congreso de la Nación por el contexto de la crisis sanitaria.

En ese contexto, el Presidente le dio más poder presupuestario al jefe de ministros para agilizar la ayuda económica a los trabajadores, empresas y a los sectores más vulnerables. El artículo cuatro dispone partidas "presupuestarias necesarias" para  "la aplicación de los límites a las reestructuraciones presupuestarias que puede disponer el Jefe de Gabinete de Ministros".

Las críticas de la Rosada a la anterior gestión apuntaron a la "emergencia económica y social" que recibieron el 10 de diciembre con "cuatro años de caída en la actividad, más de un 300% de inflación acumulada, endeudamiento más acelerado de la historia y más de un tercio de la población en la pobreza".

El jefe de gabinete recordó que "el gobierno de Macri no sólo nos dejó una crisis de deuda, alta inflación y niveles crecientes de pobreza: nos dejó sin presupuesto". El Gobierno explicó que para "el país pudiera seguir funcionando" tuvieron que prorrogar el Presupuesto 2019 y que era  "inevitable una ampliación presupuestaria" porque de lo contrario no se hubiera "podido funcionar más allá de la mitad del 2020".

En el listado de políticas aplicadas para contener el impacto económico, Cafiero afirmó que "el costo fiscal del paquete de protección económica y social asciende a $380.000 millones, lo que equivalente a casi 1.5% del PBI". En el mensaje emitado através de las redes,  señaló que "en el mismo DNU se me otorgaron facultades para transferir dinero de una partida a otra únicamente cuando estas modificaciones estén relacionadas con la emergencia sanitaria".