Al cabo de un instante, en mayo de 2019, Santiago Cafiero pasó de ser un prácticamente desconocido nieto de Antonio a quedar en el centro de la escena política como mano derecha del flamante precandidato presidencial Alberto Fernández. Aunque, en aquel momento, negaba estar pensando en ocupar algún cargo, una de las certezas que tenía el actual presidente cuando ganó las elecciones era que él sería su jefe de Gabinete

Nadie puede negar que viene de una familia de pura cepa del peronismo bonaerense. Su abuelo, Antonio Cafiero, fue ministro de Comercio Exterior entre 1952 y 1955, ministro de Economía entre 1975 y 1976 y gobernador entre 1987 y 1991. Su padre Juan Pablo, además de acumular algún antecedente incómodo como funcionario de la Alianza, fue ministro de Justicia y Seguridad durante todo el gobierno de Felipe Solá en la Provincia.

El propio Santiago tiene un extenso currículum en territorio bonaerense. Durante la gobernación de Daniel Scioli ocupó los cargos de subsecretario de Industria, Comercio y Minería, viceministro de Desarrollo Social, subsecretario de Políticas Sociales y subsecretario de Modernización. Todos puestos sin embargo menores si se los compara con su pase a jugar fuerte en la política nacional. Antes, y durante, fue concejal de San Isidro, su pago natal.

En paralelo, desarrolló su actividad en el plano de las ideas, como uno de los principales integrantes del Grupo Callao, el think tank que lo acercó a Alberto Fernández y que hizo de semillero para varios funcionarios nacionales. De allí salieron también Cecilia Todesca, Victoria Tolosa PazMatías Kulfas, entre otros. 

Con el Presidente se conoció antes, sin embargo: en la campaña a senador de Florencio Randazzo en 2017, aquella que le sacó unos cinco puntos clave a Cristina Kirchner y la llevó a perder su primera elección en toda carrera política a manos de Esteban Bullrich.

Quizás por eso la vicepresidenta nunca terminó de digerir al jefe de Gabinete. En público, hasta ayer, siempre cuidó las formas. O casi siempre. El 18 de junio de 2020 se cruzaron cuando a Cafiero, tal como indica la Constitución, le tocó dar su primer informe de gestión ante el Senado. Ambos lucían sonrientes. Con corte de pelo recién estrenado, él se sentó debajo del escritorio de ella y habló durante unos 40 minutos, casi sin ver sus apuntes. Se lo notó algo nervioso, especialmente al principio. Cristina comenzó mirándolo sonriente, pero pasado un rato se levantó de su asiento y no escuchó todo el discurso. Nada es casualidad para alguien que se caracteriza por gobernar a través de los gestos.

Cristina comenzó escuchando el discurso de Cafiero, pero luego se levantó de la sesión

Aquella vez el hilo no se rompió. La ex presidenta se reunió con él antes y después de su alocución y al rato la foto de ambos sonrientes en el despacho de la presidencia del Senado circuló por todos los medios.

Algunos meses más tarde, en octubre de ese año, Cristina publicó su primera carta-bomba, que ahora parece un Chaski Boom. La frase "funcionarios que no funcionan" se hizo una Biblia pero Cafiero no se dio por aludido. “Yo soy un funcionario que funciona”, dijo a los pocos días.

A principios de 2021, defendía a capa y espada a la vicepresidenta al proclamar su inocencia en las causas judiciales que la persiguen. "Absolutamente, ahora que soy jefe de Gabinete y cuando no era jefe de Gabinete, también", contestó ante la pregunta de si ponía "las manos en el fuego" por Cristina.

Nunca fue correspondido. Durante julio, cuando debían definirse las precandidaturas, el jefe de ministros era uno de los que sonaba con más fuerza para ir primero en la lista en la Provincia. "Tiene un apellido bonaerense innegable", decían en el oficialismo. Claro que no en la Casa Rosada, sino en el Instituto Patria, en lo que era una forma perfecta de eyectarlo de su puesto de manera elegante.

Alberto Fernández no solo resistió a las presiones sino que redobló la apuesta. Colocó a otros dirigentes de su entorno en las cabezas de lista de Ciudad y Provincia y le encargó a la Jefatura de Gabinete que comandase la campaña. Decisiones de las que seguramente todos los protagonistas se estén arrepintiendo en estos días. Sobre todo Cafiero, cuyo futuro inmediato parece estar lejos del Congreso.

Manzur, el pedido inesperado de la carta de CFK a Alberto Fernández

El catastrófico resultado de las PASO, el peor para el peronismo desde 1983, colapsó la coalición y sacó los trapitos al sol. El ultimátum venció tras la defensa cerrada que hizo Alberto del albertismo en las 48 horas posteriores a la derrota. 

Aunque el malestar de la vicepresidenta se extiende por buena parte del oficialismo no kirchnerista, en la nueva carta del jueves Cafiero es uno de los únicos dos funcionarios apuntados directamente. "Le manifesté (al Presidente) que era necesario relanzar su Gobierno y le propuse nombres como el del Gobernador Juan Manzur para la Jefatura de Gabinete", dijo sin tapujos. Por su fuera poco, también recordó que echó de ese mismo cargo a su actual socio Sergio Massa después de perder las elecciones de 2009 en territorio bonaerense.

Como ella misma dijo en la carta, el gobernador de Tucumán nunca tuvo una buena relación con la vicepresidenta y justamente por eso lo pidió.

Con la necesidad de Fernández de resolver la crisis político-institucional y con Cafiero como una de las pocas cabezas innegociables de Cristina, sus horas parecen contadas para que el Frente siga siendo de Todos. Resta verse qué figurita intercambiará el Presidente por él, para que el daño inflingido a su investidura no sea tan explícito y la coalición no se hunda antes de noviembre.

Más notas de

Javier Slucki

Guzmán afirmó que avanzará con la promoción de la inversión externa en energía

Guzmán promoverá la inversión externa en energía

La industria y la actividad económica cayeron en marzo

La industria y la actividad cayeron en marzo

Los préstamos a empresas cayeron en marzo por segundo mes consecutivo

Los préstamos a empresas volvieron a caer en marzo

Inflación: marzo será pico para el Gobierno pero proyectan una baja en abril

Los alimentos frescos como las verduras traccionaron la inflación en marzo

Kulfas negó inflación oligopólica e insistió en fondo para alimentos frescos

Kulfas habló en Casa Rosada para dar detalles sobre el programa Argentina Productiva 2030

Argentina acordó con el FMI: ¿Por qué no bajó el riesgo país?

Argentina acordó con el FMI: ¿Por qué no bajó el riesgo país?

Kristalina Georgieva advirtió que el acuerdo con Argentina deberá "recalibrarse" tempranamente

El cumplimiento del programa acordado entre Guzmán y Georgieva suma nuevas dificultades, admitió el propio FMI

El FMI aprobó el acuerdo con Argentina que evitará default

El FMI refinanciará la deuda con Argentina a través de sucesivos desembolsos y revisiones trimestrales

La UIA advirtió por el impacto de la suba de tasas del Banco Central

La industria local se recuperó en febrero luego de una baja en enero

La inversión volvió a crecer luego de un semestre en pausa

La suba de la inversión en bienes durables fue lo que traccionó la actividad en el cuarto trimestre de 2021