Media hora antes del inicio del discurso de Mauricio Macri llegó la noticia de la renuncia de la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó. El Gobierno inmediatamente salió a festejar la decisión de la jefa de los fiscales que se hará efectiva a partir del 31 de diciembre.

La dimisión de Gils Carbó se conoció en el mismo momento en que el Ejecutivo estaba anunciar ciertos cambios en la Justicia, entre los que incluiría la modificación del Ministerio Público Fiscal. Incluso desde el Gobierno se habían encargado de informar que esas reformas apuntaban a avanzar en la separación del cargo de la Procuradora General la Nación.

El Presidente había criticado públicamente a Gils Carbó en varias ocasiones. "Tenemos una Procuradora que se ha dedicado a crear cortinas de humo”, se había quejado en junio pasado.

Al ingresar al Centro Cultural Kirchner, el ministro de Justicia, Germán Garavano, fue la primera voz oficial en expresar la satisfacción de la Casa Rosada. "Hemos recibido personalmente la renuncia que me envió la Procuradora. Le estamos dando curso en este momento. Valoramos el paso que ha dado y seguramente el Presidente aceptará la renuncia en estos días", respondió ante los medios.

Otra de las repercusiones por la dimisión llegó por parte del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien habló en una conferencia de prensa, tras el anuncio de Macri. "Celebramos su renuncia, creemos que es una contribución para fortalecer la independencia del Poder Judicial", afirmó el funcionario. Además aclaró que no creen que “el reemplazante tenga que ser alguien de militancia política sino reconocido por su trayectoria".

El Gobierno no dejó trascender públicamente el nombre de un posible reemplazante, pero estaría descartada la aliada, Elisa Carrió. “Ella es diputada”, dijo un legislador cercano. 

Entre los presentes en el CCK estuvo el jefe del interbloque oficialista en Diputados, Mario Negri, quien aseguró que “se hacía irresistible su permanencia en el cargo”. Y recordó que la jefa de los fiscales “lo primero que hizo fue formar una agrupación política y, a partir de ahí, toda la discrecionalidad que uno pueda imaginar, pasó por sus manos”.

El proceso de la elección de un nuevo Procurador deberá pasar antes por el visto bueno del Senado, una vez que se haga efectiva la renuncia a partir del 31 de diciembre.