Justo cuando la polémica sobre un eventual ajuste en el Estado como contribución a la situación de pandemia parecía acallada, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti anunció que reducirá 45% sus haberes, a partir de abril y por cuatro meses, y esa quita impactará sobre la planta del personal con funciones políticas.

El mandatario, a través de su cuenta Twiter, anunció que "atento a la emergencia sanitaria y para contribuir a que la única prioridad sea la salud de todos los cordobeses vivan donde vivan, he decidido reducir en un 45 por ciento la retribución del gobernador".

Asimismo, precisó que la medida tendrá vigencia desde abril y "al menos por cuatro meses, que podrán ser prorrogados mientras dure la emergencia sanitaria".

Schiaretti añadió que de este modo "el gobernador pasará a cobrar lo mismo que un director de carrera administrativa, y por lo tanto todos los funcionarios políticos del ejecutivo provincial tendrán rebaja salarial ya que ninguno podrá cobrar más que ese cargo".

Con la decisión anunciada, Schiaretti pasará a cobrar un haber mensual de $102.000 de bolsillo, deduciendo todos los descuentos de ley, y que corresponde al salario de un director provincial del escalafón administrativo.

La decisión del mandatario cordobés, que no asistió a Olivos la semana pasada cuando se anunció la propuesta de canje a los acreedores externos, se choca de lleno con la expresada por el presidente Alberto Fernández, quien en reiteradas oportunidades planteó su oposición a medidas de esa naturaleza.

"No seamos hipócritas, son los que después nos llaman populistas a nosotros. No seamos demagogos y ganémonos nuestro sueldo como corresponde. Yo soy parte de un Gobierno de funcionarios que los llamás a las 7 de la mañana están y los llamas a la 1 de la mañana y están, y siempre tienen respuestas para todo", justificó, días atrás, el mandatario en una entrevista con Horacio Verbitsky para el portal El Cohete a la Luna.

Alberto buscaba diferenciarse de la propuesta de Juntos por el Cambio de reducir las remuneraciones de los integrantes de los tres poderes del Estado como contribución frente la drástica reducción de la actividad económica y sus concecuencias para amplios sectores de la población, que vieron mermados sus ingresos. De hecho, la medida adoptada por Schiaretti es similar a la que tomó su par mendocino, el radical Rodolfo Suárez.

En esa oportunidad, Fernández resaltó que, a diferencia de los funcionarios del gobierno macrista, los actuales "viven de su sueldo" y ninguno tiene un salario "exorbitante". "Ninguno de esos funcionarios tiene empresas en el exterior, empresas offshore ni tiene empresas propias de donde sacan utilidades. Viven de su sueldo. Ninguno de ellos tiene un sueldo exorbitante ni yo tengo un sueldo exorbitante", enfatizó.