El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, sufrió ayer una descompensación producto de un cuadro de lipotimia, en pleno discurso inaugural de un nuevo período de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial.

El episodio, que se extendió durante unos cinco minutos, ocurrió sobre el final de la exposición, cuando el gobernador cordobés comenzó a bajar la intensidad de su voz y a palidecer. Sus colaboradores, que advirtieron la situación, lo ayudaron para que pueda restablecerse de ese problema de salud.

El mandatario provincial, que se esforzó por mantenerse de pie, recibió asistencia de dos médicos y, pasados unos minutos, logró recomponerse, pidió disculpas, explicó que se había tratado de un cuadro de lipotimia y finalizó su discurso.

"Una lipotimia no va a impedir que cumpla con mi deber constitucional", manifestó con humor Schiaretti, mientras era alentado por presentes en el recinto de la Legislatura.

Posteriormente explicó a los medios que la situación se originó porque padece hipertensión y diabetes y que, a pesar de mantenerlo controlado, hubo algún "desarreglo" en su régimen alimentario. No obstante, señaló que está en "buenas condiciones" luego de ese percance.

En su discurso, Schiaretti afirmó que su gestión "siempre" va a trabajar para "evitar las crisis y garantizar la gobernabilidad en la Argentina democrática".

El gobernador resaltó que el modelo de gestión que lleva adelante desde diciembre de 2015 en la provincia y planteó que busca tener una "correcta relación" con el gobierno nacional.

En ese sentido, dijo que esa actitud debería ser "normal" en todas las jurisdicciones para "trabajar juntos para resolver los problemas de la gente, más allá de las diferencias políticas que se dirimen en las elecciones".

"Somos la provincia con menor número de empleados públicos por habitante de Argentina", afirmó el gobernador cordobés al detallar que en estos dos años se disminuyó el escalafón general en 1826 empleados. Ponderó también la reforma política que realizó la provincia, mencionando en ese sentido la Legislatura de una sola cámara, los legisladores sin fueros, y otras reformas en el ámbito de la Justicia.