La pulseada entre los gremios docentes y los funcionarios de Educación para definir cuánto antes la paritaria anual y comenzar las clases en tiempo y forma comenzó a acelerarse. El ministro de Educación, Alejandro Finocchiario, salió a desafiar a los sindicalistas para que no se involucren en candidatura políticas porque podrían "complicar" la discusión salarial y el inicio de clases. El paraguas nacional que quiere colocar para el debate paritario se choca con los obstáculos distritales.

La porteña Unión de Trabajadores de la Educación ( UTE) reclamará hoy al Ejecutivo de Buenos Aires "la inmediata convocatoria a la Mesa Salarial" para negociar paritarias y convocó a conferencia de prensa para explicar "la situación" del sector, informaron los secretarios general y de Comunicación, Eduardo López y Mariano Denegris.

López explicó hoy que a "un mes exacto del inicio del nuevo ciclo lectivo queremos una convocatoria a la Mesa Salarial, ya que hay tiempo suficiente para comenzar las discusión sin usar la coartada de los alumnos. La ministro Soledad Acuña incumplió su palabra y no convocó a los sindicatos luego de difundirse el índice de inflación de diciembre hacia mediados de enero. Ello deterioró aún más el salario. Los trabajadores de la educación necesitan recuperar los más de 10 puntos que perdieron en la paritaria 2018, y discutir la mejora de este año", dijo.

Finocchiaro, por su parte, expresó su "optimismo" sobre el normal inicio del ciclo lectivo 2019, y consideró que eso se dará si los sindicatos no van con "una política de confrontación". Además, dijo que "las provincias están en condiciones de hacer una buena oferta salarial" a los docentes, al destacar el cumplimiento del giro de las partidas de la coparticipación federal.