Como un capítulo más de la crisis anterior y posterior a las PASO, la grieta de los movimientos sociales quedó en superficie pública. El triunvirato San Cayetano destacó el tránsito del proyecto de emergencia alimentaria, que motorizó desde hace años, mientras que el núcleo duro piquetero mantuvo su acampe en Desarrollo Social, minimizó el logro parlamentario, disparando críticas a sus pares más dialoguistas y al candidato del Frente Para Todos Alberto Fernández. El ex jefe de gabinete nacional pidió "evitar situaciones que puedan llamar a la confrontación y la violencia".

La réplica del núcleo duro no se hizo esperar. El dirigente del Polo Obrero Oscar Kuperman acusó a Fernández de "cogobernar con el macrismo". Eduardo Belliboni, del mismo sector, consideró que el candidato opositor "apoya la represión del miércoles en Desarrollo Social al cuestionar la movilización" y acotó también que los Cayetanos vislumbran formar parte del eventual gobierno que encabezará Fernández.

En tanto los Cayetanos, que agrupan a Barrios de Pie Somos, la CCC y la CTEP pusieron énfasis en la media sanción del proyecto de emergencia alimentaria. Gildo Onorato, referente del triunvirato, le aseguró a BAE Negocios que la decisión del Congreso marca un punto de inflexión. "Se escuchó la voz de quienes están sufriendo. Mantenemos con firmeza nuestro reclamo pero sostenemos que los conflictos sociales deben tener canal institucional para resolverlos y que el país no explote", consideró. Para la CTEP es prioritario atender la emergencia y al mismo tiempo elaborar el fortalecimiento de la producción popular de alientos, con reserva de mercado y abastecimiento local. "Así podremos abaratar los costos de logística y transporte que encarecen sus precios. Tenemos que salir del paradigma del subsidio y recuperar el paradigma del trabajo, porque es el trabajo el verdadero ordenador social", reseñó Onorato.

Los Cayetanos vienen desarrollando su dinámica desde el "paso a paso" y graduando la potencia de sus movilizaciones, cuestión que por un lado les abrió canales de diálogo con el Gobierno y al mismo tiempo el recelo del núcleo duro. Para éstos, la urgencia social va más allá de la emergencia alimentaria y debe alcanzar hasta la potencia de un paro general con participación de la CGT. De hecho, la candidata a legisladora por el FIT Celeste Fierro consideró que la media sanción lograda ayer en Diputados "es fruto del reclamo social, pero insuficiente. Macri termina su mandato con 14 millones de pobres. Al revés de lo que propuso Alberto Fernández este paliativo se consiguió es gracias a la movilización popular", le señaló a este medio.

Luego de completar su acampe el "núcleo duro" se reunirá mañana para definir como continuará su plan de lucha, junto a las organizaciones sindicales de izquierda que confluyen en este sector.

La grieta está abierta entre los piqueteros y sin disimulo se potencia en plena etapa preelectoral, si bien los Cayetanos no respondieron los dardos que les enviaron sus pares, consideran que éstos no quedan fuera de opciones políticas también moderadas, ya que en ese sector duro convergen dirigentes y bloques que respaldan la candidatura de Roberto Lavagna.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos