Además de significar un desafío extra en virtud del desgaste de 100 días de aislamiento, la decisión de ordenar una cuarentena estricta en las próximas tres semanas trajo aparejadas algunas postales similares a los ya lejanos días de fines de marzo. Como en aquel primer período, se multiplicaron durante el pasado fin de semana los casos de personas que intentaron viajar a la Costa para pasar los días del aislamiento forzado junto al mar.

Solo en Villa Gesell, rechazaron, entre sábado y domingo, más de 50 autos que viajaron para “adelantar” las vacaciones de invierno. Con ese antecedente, entre otras medidas, mañana se llevará a cabo desde las 6 un operativo en la ruta 2, a la altura del arco del Parque Iraola, de modo de atajar también a quienes lleguen a ese punto vía Camino de Cintura.

“Villa Gesell está en fase 5, tuvo un solo caso desde que empezó la cuarentena. Hay algunos que alegan que son propietarios de casas, pero solo están autorizados a entrar quienes tengan el domicilio acá”, señala Gustavo Barrera, intendente de la ciudad balnearia. Los casos se multiplicaron también en el municipio de La Costa y en Mar del Plata.

La máxima a la que apuesta el Gobierno pasa por hacer entender que se debe reducir la circulación de gente. Con ese espíritu, el ministro de Salud, Ginés González García, reconoció que la prohibición de las salidas nocturnas a correr en la Ciudad, tienen más un sentido disciplinador que un anclaje en el riesgo epidemiológico.

Es por eso que, más allá de las restricciones aplicadas, el mensaje busca concientizar de lo importante de “guardarse” hasta el 17 de julio, reconociendo que hay cosas que no se pueden controlar. Por ejemplo, las mentadas cifras de las variaciones en la circulación de personas en el AMBA durante los últimos meses hacen mención a los registros de las tarjetas SUBE. Pero no hay datos confiables de cuántos entran por cada auto, ni de los que lo hacer en moto y bicicleta. Del mismo modo que quienes se mueven dentro de cada distrito sin dejar registro de su actividad no forman parte de la estadística.

“Hubo una apertura desmedida y el mejor índice es lo que se ve en las calles. La Plata estaba vacía al principio y luego, algunos días estaba llena. Hay que entender que hay que guardarse 15 días para que el virus circule menos”, sostiene el secretario de Transporte bonaerense, Alejo Supply. La provincia realizará mañana un fuerte operativo en la zona de Moreno, apuntado principalmente a las líneas de colectivo que conectan localidades del conurbano pero que no ingresan en la Ciudad.

Tanto desde la administración provincial, como desde la Ciudad, coincidieron en las últimas semanas en que el sistema público de transporte funcionaba correctamente, pese a lo cual se notaba un notorio incremento de gente en las calles. La reducción de actividades permitidas hará lo suyo para que se mueva menos gente. El mensaje busca llegar a la conciencia de cada ciudadano por encima de las reglamentaciones.