El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, decidió apurar los tiempos parlamentarios para tratar en forma exprés la ley para modificar las denominadas "jubilaciones de privilegio" y en 48 horas quedaría lista para que la trate el Senado para la sanción definitiva.

El cronograma que armó el oficialismo en Diputados es apretadísimo: el miércoles 26 a las 13:30 habrá sesión constitutiva de la Comisión de Previsión; media hora más tarde el plenario de las comisiones de Previsión y Presupuesto y el jueves 27 a las 12:00, sesión especial.

Entre los aspectos centrales que propone la norma, se incluye el aumento progresivo de la edad jubilatoria de los 60 a los 65 años y un incremento del porcentaje de los haberes que tributan a la seguridad social, que pasaría de 11% a 18%.

El Gobierno había querido enviar este proyecto en diciembre, cuando suspendió la movilidad jubilatoria, pero resolvió finalmente abrir un compás de negociación con los magistrados. Sin acuerdo decidió ahora avanzar con la normativa en busca de buscar "equidad"  en aportes.

Sin consenso, los magistrados dieron a conocer una acordada, la primera del año, en la que rechazan el proyecto del Poder Ejecutivo luego de varios días de silencio.

Los jueces cuestionaron el proyecto de modificar el régimen especial al sostener que el proyecto genera una "grave preocupación" por la iniciativa "inconsulta", consideran injusto sostener que sus pensiones son "de privilegio" y marcan que realizan aportes más altos que en otras profesiones y no pueden tener otros ingresos extra.