Cristina Fernández de Kirchner es la referente opositora con mejor registro en las encuestas a un año de las elecciones. Hasta allí no hay noticia, pero la hipótesis de que la senadora se postule para la vicepresidencia rompe esquemas y es una variante que trazan algunos dirigentes sindicales, sociales y políticos enrolados dentro y cerca de Unidad Ciudadana (UC). Lo afirman desde la estrategia, sin minimizar su palmarés. Consideran, sin embargo, que derrotar al oficialismo exige algo más que la corrosión económica que Cambiemos "se autoinflingió" y "castiga a los argentinos". Así vislumbran alguna chance para sellar una "real unidad" con Cristina de vice y un candidato a presidente que surja dentro del trinomio Agustín Rossi, Felipe Solá y Sergio Uñac, éste con menos chances, por citar tres nombres. Admiten también que La Cámpora no aceptará fórmula alguna que no lidere la ex mandataria.

Quienes ponen alguna brasa para alentar el fuego político sagrado recuerdan los últimos discursos de Cristina donde versó en la necesidad de diálogo, y citan como ejemplo su invitación para que interactúen los pañuelos celestes y verdes. Por allí hace foco además la cúpula de la CTA de los Trabajadores que comanda Hugo Yasky y no considera una utopía ofrecer un puente que "para derrotar a Cambiemos" trace simetrías entre el kirchnerismo y el peronismo. Una alta fuente del PJ le restó posibilidades de germinar a la idea: "En la misma sinceridad debo decir que le expresé a la ex Presidenta que la realidad le impondrá una candidatura, mientras sigue escalando en las encuestas".

En los conciliábulos del Núcleo MTA también se habló sobre el tema y esa suerte de oráculo sindical traza alguna expectativa considerando que "Cristina de vice es una apuesta que puede acercar muchos votos", ante un electorado exigente y grieta de por medio en real incidencia. Al calor del kirchnerismo, con las figuras jóvenes del movimiento obrero que destacan el liderazgo cristinista se puede encontrar a Vanesa Siley (Judiciales) o Walter Correa (Curtiembre), que coronaron incluso con el FPV/ PJ una banca en Diputados. Daniel Catalano, de ATE Capital, también es uno de los ejes de la siempre demorada renovación sindical, que sopesan lo mejor del pasado reciente hasta el inicio de la era Cambiemos.

El movimiento piquetero afín al encuadre K ya propuso que Cristina fuera candidadata a gobernadora bonaerense y no oculta cierto entusiasmo con la chance de que sea vice. Todas las fuentes que consultó este diario dejan una repregunta al instante, "¿vice de quién?". Como también, para desdramatizar circunstancias, apelan al humor peronista y deslizan, "la idea de que integre la fórmula de unidad como vice es buena, el problema es quién se lo dice".