Miles de docentes cumplían hoy la segunda jornada del paro nacional convocado por la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), con impacto diferenciado en cada una de las provincias. 

La CTERA dispuso un paro de 48 horas a partir de este lunes en reclamo de la reinstauración de la paritaria nacional docente eliminada por el Gobierno de Mauricio Macri en 2017 y otras reinvindicaciones laborales. 

En la provincia de Buenos Aires adhiere sólo el gremio Suteba, que conduce Roberto Baradel, al cual la gestión María Eugenia Vidal ya le advirtió con la posibilidad de un multa multimillonaria. 

Es que en Buenos Aires existe un extenso conflicto desde inicios de año por la falta de acuerdo paritario y el gobierno provincial dictó recientemente una conciliación obligatoria que fue acatada por los gremios FEB, Sadop, UDA, Udocba, Amet y Suteba.

Sólo que tras acatar la conciliación obligatoria que evitó un paro a nivel provincial, Suteba decidió adherir a la huelga nacional convocada por Ctera. 

La Ctera exige la resolución de los conflictos salariales en las provincias de Chaco, Corrientes, Buenos Aires, Santa Cruz, Tierra del Fuego y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

A su vez, reclama al Gobierno Nacional una urgente convocatoria a la Paritaria Nacional Docente y una nueva Ley de Financiamiento educativo. 

Asimismo, rechaza el acuerdo con el FMI, que impulsará la pérdida de derechos como el Fondo de Incentivo Nacional Docente y el ataque a nuestros derechos previsionales, según expresaron los dirigentes gremiales. 

También solicita el "cese de la persecución y estigmatización a las Organizaciones Sindicales y sus dirigentes, reafirmando una vez más que la solución a los conflictos debe darse en el marco del diálogo y consenso y no de las amenazas a los trabajadores".

Ctera ha declarado el estado de alerta y movilización y convocará a su congreso para decidir la continuidad de las medidas a seguir ante estos ajustes a la Educación Pública, dijo la entidad gremial en un comunicado.