Pesos más, pesos menos, el acuerdo al que arribó ayer el Gobierno con los gobernadores respeta la esencia de su propuesta y apenas flexibiliza los tiempos para concretar las reformas. De la misma manera, el texto de flexibilización laboral sólo perdió en las negociaciones con la CGT las propuestas más extremistas, como el banco de horas o el empleado sin protección de la ley. El presidente Mauricio Macri necesitó dos años y dos elecciones para presentar su programa de gobierno. Ahora tiene dos años para demostrar qué tan revolucionario es de la estructura social, política y económica. Y medir el verdadero respaldo, porque hasta ahora en las elecciones se plebiscitó el pasado y la promesa de un futuro mejor sin saber bien de qué se trataba. Ahora sí, con todas las cartas sobre la mesa, se podrá empezar a mensurar el apoyo social. Por el bien del Gobierno, es de esperar que los fondos de inversión se conformen con lo hecho y no esperen nuevas muestras de compromiso para cumplir con la llegada de capitales y arranque finalmente el segundo semestre.