El Sello Verde evalúa la gestión de materiales reciclables en oficinas públicas y privadas, locales comerciales y edificios residenciales capacitando, acompañando, regularizando y reconociendo a quienes logren prácticas destacadas.

“Es una enorme alegría entregar los primeros Sellos Verdes, que son el símbolo de un compromiso con prácticas cada vez más sustentables”, explicó Clara Muzzio, ministra de Espacio Público e Higiene Urbana porteño, que promueve la iniciativa.

En la actualidad, hay 60 instituciones que aplicaron para obtener su Sello Verde, 12 que ya están en condiciones de recibirlo y otras 48 que se sumaron a la iniciativa.

El Sello Verde implica distintos beneficios para las entidades que lo obtienen:  asesorías gratuitas en gestión de residuos, promoción de nuevas prácticas de economía circular y asociaciones entre emprendedores, comercios y empresas, entre otras.

“Con el Plan BA Recicla desarrollamos una red que involucra a todos los sectores de la cadena productiva y promueve el consumo responsable, el reciclaje y la reutilización de los recursos en la industria”, agregó Muzzio.

Esta certificación impacta positivamente en la Ciudad de Buenos Aires al aumentar las toneladas de material reciclable, promover el concepto de las 7R (reflexionar, rechazar, reducir, reutilizar, reciclar, redistribuir, reclamar), conformar redes de buenas prácticas de gestión sustentable y avanzar hacia el cumplimiento de los compromisos internacionales ambientales asumidos, como Carbono Neutral 2050 de la red C40 y Objetivos del Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

 

Red de Economía Circular

La Ciudad cuenta además con 170 adheridos a la Red de Economía Circular, un espacio de sinergia entre instituciones privadas, públicas y organizaciones para promover mejores hábitos productivos.

La Red busca posicionar a Buenos Aires como pionera, en el país y la región, en el desarrollo de políticas de economía circular a largo plazo. Es un trabajo articulado entre todos los sectores con el objetivo de generar conciencia sobre la escasez de recursos naturales, la necesidad de reducir la generación de residuos y de recuperar cada vez más materiales para encontrarles nuevos usos dentro de la industria.

Esta iniciativa, que también lleva adelante el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana de la Ciudad, se enmarca en el Plan BA Recicla, que impulsa un salto de calidad en la gestión de residuos y su correcta separación en toda la Ciudad.

 

CASO BBVA

El banco BBVA fue una de las primeras instituciones en obtener el Sello Verde .

Las buenas prácticas incorporadas se centraron en cestos clasificados en todos los edificios y sucursales, la eliminación de los cestos individuales de escritorio y el registro de peso de reciclables en sucursales y edificios para poder tener un seguimiento sobre el avance de acuerdo a los desafíos de reciclaje.

La compañía dona, además, todos sus residuos plásticos y de papel a la Fundación Garrahan. En 2020 entregó 11.300 kilos de papel y 141 kilos de plástico, y durante el primer semestre de 2021, ya se donaron 115 kilos de papel.

También incorporaron distintas acciones sustentables como la incorporación de una tarjeta magnética que permite contabilizar la cantidad de impresiones de cada colaborador y la reducción de uso de papel gracias a la digitalización de las operatorias en sucursales.

Cliba es la primera empresa de recolección de residuos en obtener el Sello Verde en la Ciudad de Buenos Aires.

 

Caso Cliba

En el caso de Cliba, las acciones más destacadas por la certificación fueron la gestión de los residuos que se generan en la empresa, las capacitaciones a todo el personal para concientizar sobre la importancia de esta práctica, la adopción de buenos hábitos en materia ambiental y la reutilización de bienes en desuso donándolos a organizaciones no gubernamentales.

El Ministerio también tuvo en cuenta el compromiso y la eficacia de la separación de los materiales que se generan en el predio Base Operativa Salguero y en el barrio de Palermo, la implementación de prácticas y protocolos que favorecen el consumo responsable de papel e insumos asociados y el compostado de los residuos orgánicos.

La empresa obtuvo 97,29 puntos y alcanzó la calificación de 3 estrellas, el máximo nivel de certificación que otorga Sello Verde.

 

2. Cliba es la primera empresa de recolección de residuos en obtener el Sello Verde en la Ciudad de Buenos Aires.