La Senadora nacional por el Movimiento Popular Neuquino (MPN), Lucila Crexell, sostuvo hoy que 2017 "fue un año muy duro para el sector frutícola" de Neuquén y Río Negro, y que "se necesita una política consensuada para poder superar la crisis", al tiempo que afirmó que no va a integrar un interbloque dentro de la Cámara alta y que se mantendrá "como miembro del MPN".

"Este fue un año muy duro para el sector frutícola. Necesitamos tener un política consensuada entre Nación y las provincias para poder superar la crisis que viene en incremento y eso hace que el sector pierda competitividad, como son los altos costos laborales, el tipo de cambio y los inconvenientes climáticos, como el granizo, entre otras cosas. No podemos permitir que cierre una chacra más", afirmó Crexell.

Respecto a este punto, la senadora neuquina se reunió durante la semana con su par rionegrino, Miguel Ángel Pichetto para proponer la creación de un fondo para ayudar a los productores frutícolas de la región. "Este es un sector histórico de nuestras provincias. Las chacras siguen cerrando y a veces con la fruta sin levantar. Es increíble que hayamos llegado a esta instancia", agregó.

En el aspecto político, tras la nueva conformación de la Cámara de Senadores tras las elecciones legislativas, Crexell afirmó que no integrará ningún interbloque: "me voy a quedar como miembro del MPN". "El senador Pichetto conoce muy bien la historia del MPN y siempre hemos trabajado en el entendimiento de las cuestiones importantes para las provincias; hay un respeto mutuo y personal, y la idea es seguir colaborando para la institucionalidad sin perder la independencia de nuestro bloque", precisó Crexell.