El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, volvió a ser crítico con el gobierno de Alberto Fernández: "Estamos perdiendo por goleada y hay que cambiar jugadores", afirmó. También se refirió a la visita del mandatario a Milagro Sala y reconoció que, si bien fue un acto humano, “hay una agenda que cumplir”. 

El funcionario del gobernador Axel Kicillof estuvo en el programa Animales Sueltos, en donde fue consultado respecto a la situación actual del país que viene de la mano con los picos históricos de la inflación, y señaló que “el reclamo generalizado es que cambie su equipo económico que hasta ahora no ha dado resultados”.

"Argentina es un país sin rumbo", lanzó Bermi.

A pesar de ser parte del oficialismo desde la Provincia de Buenos Aires, el político se encuentra alejado de la ideología del Frente de Todos (FdT): justificó que es porque “el kirchnerismo se alejó de sus bases” y terminó rodeándose de “los mismos traidores que demostraban contra ellos mismos”. 

Aún así, Berni reconoció tener “mucho afecto por Cristina” a pesar de que hoy en día tiene “cero relación” con ella.“Tengo un aprecio personal por ella pero tengo una visión táctica distinta”, remarcó. 

Ese sentimiento no fue el mismo para el caso del Presidente, a quien criticó por las actitudes que tiene hacia la vicepresidenta y por las defunciones que toma desde la gestión oficialista. “No soy como otros que un minuto antes de irse decían que era la mejor del mundo y después pasó a ser la peor... no soy Alberto Fernández que la re puteó durante seis años y después ‘fue la mejor’ porque lo eligió como presidente”, señaló. 

Sobre el jefe de Estado expuso que nota ciertas “contradicciones” en su teoría y en su práctica. “¿Por qué pensamos que podemos tener éxito cuando uno de los problemas de nuestra clase media es que su sueldo se le licúa como helado en verano cuando sabemos que el Presidente durante la época de Cristina fue un gran crítico de enfrentar la custodia de los precios?”, se preguntó. 

Alberto Fernández decía que el problema de la emisión generaba inflación y ahora utiliza la misma receta por la cual renegaba. Cuando uno tiene estas contradicciones los resultados son estos”, criticó. 

Para el funcionario provincial, “Argentina es un país sin rumbo y sin ningún tipo de conducción firme”, como así también “tiene una dependencia de agacharse frente al poder”, y por eso “estamos perdiendo por goleada y hay que cambiar jugadores”. 

“Era inevitable que termináramos de esa manera”, reconoció Berni y agregó que “era de manual” que el resultado sea este. 

Visita de Alberto Fernández a Milagro Sala 

A raíz de la trombosis de Milagro Sala que terminó en una internacional de urgencia, el mandatario viajó a visitarla a Jujuy luego de su paso por la cumbre del G7 en Múnich, Berlín

Sobre eso, Berni reconoció que si bien no se puede juzgar el gesto del Presidente, cuestionó el momento del país en el que decidió para viajar hasta el lugar. 

“Argentina está atravesando un momento crítico, que el Presidente vaya cualquier día es un acto humanitario pero también hay una agenda que hay que cumplir”, sintetizó Berni en Animales Sueltos.