El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, admitió hoy que la decisión del Gobierno de aplicar controles sobre el mercado de cambios es "incómoda", pero la justificó al señalar que permitirá "llevar calma" a la cotización del dólar.

Sica participó de un acto por el Día de la Industria en la sede de la Unión Industrial Argentina ( UIA) en reemplazo del presidente Mauricio Macri, que incialmente encabezaría la jornada. Allí enfatizó que la reinstalación del cepo cambiario "es una medida incómoda en lo que era nuestro programa económico, pero de alguna manera intenta llevar calma para que el proceso electoral no genere una mayor volatilidad". 

En ese marco, el ministro resaltó que los controles "garantizan a la población la accesibilidad a sus depósitos y además, que puedan seguir comprando dólares, aunque algunas limitaciones". A su criterio, el control cambiario busca evitar "el impacto de una devaluación en los precios".