El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, consideró que el paquete de medidas económicas que lanzó el Gobierno apunta a "aliviar los efectos de la inflación en el corto plazo". 

"No estamos haciendo política antinflacionaria, es un acuerdo voluntario de precios con el sector empresarial, que sirve en el corto plazo para aliviar los efectos de la inflación", sostuvo el funcionario.

A su criterio, "vencer una tradición inflacionaria como la que tiene la Argentina en las últimas décadas, con un programa que ataca las fuentes primarias de generación de la inflación, lleva tiempo, no es una tarea mágica de uno o dos meses. Cuando se ven las proyecciones del BCRA, se hablaba siempre de que estos iban a ser meses de inflación alta".

El integrante del Gabinete afirmó que "todas las medidas anunciadas son complementarias al programa económico central. Ninguna se desvía o se va por afuera del programa. Al contrario, le dan más fuerza y todas respetan el principio básico de consistencia macro".

Asimismo, destacó que en una situación de pico conyuntural de inflación, "generan alivio porque con estos picos de los últimos dos meses la gente está sufriendo un poco más".El Gobierno lanzó un paquete de medidas que incluyen un acuerdo de precios sobre 64 productos de la canasta básica por seis meses, congelamiento de tarifas de electricidad, gas, colectivos, trenes y peajes hasta fin de año y créditos de ANSeS para jubilados y beneficiarios de la AUH

En declaraciones a Infobae, Sica resaltó además que "no son medidas que van en contra del mercado, o que violan el programa".Y añadió: "Es un momento de incertidumbre política. Estamos saliendo de la recesión con un programa que por primera vez en la historia argentina tiene un tipo de cambio flotante".

"Los actores económicos tienen que acostumbrarse y el ciclo electoral también impacta. Los indicadores de precios relativos están mejor y hay camino al equilibrio primario y las mejoras en la cuenta corriente. Desde el punto macro estamos mejor que hace un año", remarcó.

Para el ministro, "no se puede estar exento de lo que pasa este año", en alusión a los comicios presidenciales.

En ese sentido, analizó: "Nos jugamos mucho más que un candidato, nos jugamos los objetivos de una economía más abierta, más integrada y democrática con respecto a las libertades. Se juegan gran parte de los avances de los últimos tres años y profundizarlos a futuro. Y todo eso impacta".