El conflicto entre el Grupo De Narváez y el Sindicato de Camioneros que comandan Hugo y Pablo Moyano llegó a la instancia de mediación ante el ministerio de Trabajo donde la audiencia convocada ayer por la cartera laboral no arribó a ninguna solución.

Ese ministerio volvió a citar a las partes a una nueva reunión para el jueves 8 a las 15.

Mientras tanto tiene vigencia la conciliación obligatoria fijada por 15 días hábiles desde la semana pasada. La puja se cierne sobre los trabajadores de Walmart (hoy Dorinka SRL) donde la compañía acusó al sindicato de pretender el despido de 500 empleados para después "indemnizarlos y volverlos a contratar con la misma antigüedad".

Dorinka es la nueva razón social de la ex Walmart desde noviembre de 2020, cuando el grupo que encabeza Francisco De Narváez se hizo cargo de todos los establecimientos de la firma en el país.

Cuenta con 92 locales en 22 provincias y más de 10.000 empleados según lo detalló en una solicitada titulada: "Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada", que se publicó jornadas atrás donde apuntó a Camioneros en forma directa.

"En las últimas dos semanas nos vimos condicionados por recurrentes medidas de fuerza encubiertas, que provocaron una caída del 75% en distribución de alimentos básicos y desabastecimiento de productos esenciales a más de un millón de familias", apuntaron.

El Grupo De Narváez recibió el apoyo de los bloques empresarios IDEA y ASU (Asociación de Supermercadistas Unidos), ambos fustigando la pretensión de Camioneros para indemnizar a los trabajadores y retomarlos en sus puestos de labor.

El sindicato había bloqueado el centro de distribución que Dorinka posee en la localidad bonaerense de Moreno, hecho que detonó las instancias de un conflicto que se desarrollaba hasta ese momento entre movimientos discretos. ASU denunció al sindicato por su tesitura y remarcó que la misma “genera distorsiones y privilegios de unos trabajadores por sobre el resto y desalientan a los empresarios a realizar inversiones que fomentan el crecimiento y desarrollo de nuestro país”.

Sin perjuicio del fracaso en la reunión por videoconferencia que con la intervención de Trabajo tuvo lugar el miércoles las partes desarrollan algunas gestiones de cara a la audiencia del jueves 8.