La derrota electoral en las primarias trajo la primera gran crisis dentro del Gobierno y obligó al presidente, Alberto Fernández, a ensayar una rápida movida con cambios en el Gabinete, algo que había descartado hasta fines de año.

Las presiones y las críticas en el Frente de Todos destaparon un olla a contenida durante toda la pandemia, sobre todo enfocada en la falta de contacto con los problemas de la gente.

En su lapidaria carta, la vicepresidenta Cristina Kirchner se quejó por la subejecución del gasto de este año. El ministro de Economía, Martín Guzmán se defendió y dijo que "no hay ajuste sino baja del déficit fiscal". Sectores del kirchnerismo duro no están de acuerdo con la gestión del economista. Incluso el ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia de Buenos Aires, Andrés Larroque, afirmó que "no es tiempo de amarretear".

Elecciones generales 14 de noviembre

Es muy difícil cambiar los ánimos en el oficialismo después de un fracaso electoral que no esperaban. En las últimas horas se sumó el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, quien hizo un duro pronóstico sobre las elecciones generales del 14 de noviembre.

Sujarchuk aseguró que "no hay manera de revertir en noviembre la derrota de las PASO” y consideró que “la gente se siente cada vez más lejos de las propuestas del gobierno porque sencillamente no las entiende y no ve el rumbo”.

Las críticas vienen de un distrito gobernado por el oficialismo. Es el mismo territorio que eligió el Frente de Todos para hacer la presentación de los precandidatos de la provincia de Buenos Aires. Sujarchuk fue uno de los oradores junto al Presidente y la Vicepresidenta.

Quejas y críticas internas

Otro de los heridos del combate interno fue el ex ministro de Educación, Nicolás Trotta, hoy fuera del gobierno. Hace unos días lanzó cuestionamientos a la gestión por su posición con respecto a la presencialidad en los colegios. Dijo que "no estaba de acuerdo con la suspensión de las clases en las escuelas" pero que tuvo que acatar las órdenes del Ejecutivo.

Tampoco gustó la frase del candidato a diputado nacional del Frente de Todos, Daniel Gollán, quien dijo que "con un poco más de platita en el bolsillo, la foto de Olivos no hubiese molestado tanto". El secretario de Políticas Parlamentarias, Fernando Chino Navarro, cuestionó los dichos del ex ministerio de salud bonaerense, al considerar que fue "una frase poco feliz".

El kirchnerismo duro fue el que salió a pegarle al Presidente por la derrota electoral y pidieron cambios urgentes en el gabinete. Se trata del sector político que responde a Cristina Kirchner, la promotora de “los funcionarios que no funcionan”. Las presiones internas fueron tal que no hubo espacio para la resistencia. Alberto delegó en el jefe de Gabinete, Juan Manzur, la segunda etapa de la campaña y lo puso al frente de los anuncios económicos.  

Más notas de

Natalia Vaccarezza

¿Por qué Alberto Fernández reunió al equipo económico?

¿Por qué Alberto Fernández reunió al equipo económico?

Una semana clave de definiciones para el Gobierno

Alberto Fernández junto a Guzmán

El Gobierno promete "novedades próximamente" con el precio de la carne

Conferencia de prensa de Gabriela Cerruti

Kicillof convocó mañana a los intendentes en medio del debate por la reelección

Kicillof convoca a intendentes en medio del debate por reelección

La primera muestra de poder de Alberto Fernández sin Cristina Kirchner

La primera muestra de poder de Alberto Fernández sin Cristina

El Gobierno avanza en los detalles del plan económico

Alberto y Guzmán

El Gobierno da por "derrotada" a la transición que planteó Macri

Mensaje desde Olivos

Cristina Kirchner no irá a votar pero estará en el cierre de campaña

Noche de las PASO

El Gobierno ultima los detalles del acto de cierre de campaña

Alberto y Cristina

La inseguridad se mete en el final de la campaña

La jura a Aníbal Fernández