La transición de gobierno parece atrancada. La Casa Rosada prepara el traspaso de gestión a ciegas. Los interlocutores de Alberto Fernández no tomaron contacto con los funcionarios de Mauricio Macri. Si tuviera que definirse la etapa de la relación entre el gobierno saliente y el entrante sería “nula”.

 

El Presidente reconoció antes de entrar a la reunión de gabinete que “no hay nada por ahora de la transición”. Más contundente fue el ministro de Defensa, Oscar Aguad, en conferencia de prensa. “Si no hay transición dejaremos los papeles arriba de la mesa”, explicó el funcionario con gesto de resignación.

 

El único intercambio fue el encuentro del 28 de octubre –al día siguiente de la derrota de Juntos por el Cambio- en la Casa de Gobierno. Por el lado del ejecutivo se designaron a los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Hacienda, Hernán Lacunza, como interlocutores.

 

El Frente de Todos nombró como coordinadores a Santiago Cafiero, Eduardo “Wado” De Pedro, Vilma Ibarra y Gustavo Béliz. “La transición comenzó con los dos presidentes pero por algún motivo no siguió. Debiera ser normal que el gobierno que se va le transmita su experiencia al gobierno que viene. Esperamos que al 10 de diciembre tengamos algún contacto con quienes nos designen”, relató Aguad.

 

Según la mirada del ministro de Justicia, Germán Garavano, “fue ejemplar” el inicio del traspaso de mando. Hacía referencia a la postura del Gobierno. Los titulares de los ministerios recibieron la orden de Macri de dejar preparada toda la información de gestión de cada área. “Hasta el día de hoy no se han identificado quienes son las personas para llevar adelante esta transición más allá de conversaciones informales”, aclaró Garavano.

 

Tampoco hay claridad sobre el decreto de traspaso que iba a afirmar el Presidente ante la falta de diálogo con la oposición. Ni se definió el lugar de transferencia de los atributos presidenciales. “Lo van a definir los dos presidentes”, revelaron.

 

En cuanto al futuro político, Juntos por el Cambio ubica a Macri como líder después de haber logrado 40% de votos en las generales del 27 de octubre. El mismo discurso se mantiene sobre la posición de una ruptura tras las críticas del radicialismo y el alejamiento de Elisa Carrió. “Más allá de las internas, hay una coalición muy firme que va a seguir en los próximos años”, expresó Garavano, quien desde diciembre dejará de lado su rol político.  

 

El titular de la UCR, Alfredo Cornejo, tensó la relación con el macrismo pos elecciones. La idea de competir en 2023 por las presidenciales lo dejó como rival de la Rosada. “El radicalismo tiene mucho para dar en el futuro. Cornejo tiene ambiciones y a la coalición le conviene que haya otros referentes”, analizó Aguad sobre los intereses de la UCR

Más notas de

Natalia Vaccarezza

Diputados bajan sus sueldos un 40%

Los jefes de bloque

Mensajes de Alberto, entre el coronavirus y el 24 de marzo

El Presidente junto al gabinete

Alberto Fernández, el piloto de tormentas

Hoy en la Rosada

El Gobierno prepara nuevos anuncios

El Gobierno prepara nuevos anuncios

Cómo será el paquete de la Reforma Judicial

Asamblea Legislativa

Programa de testigos: otra marcha atrás

Macri firmó el decreto 12 días antes de dejar la presidencia

Gobierno lanzará un informe sobre el estado de los aviones presidenciales

Macri no dejó "ningún avión" funcionando

Cambian los planes sociales: tendrán que trabajar y cobrarán el salario mínimo

Los planes estaban más orientados a la capacitación que a la contraprestación laboral

El Gobierno proyecta una internet para todos

Claudio Ambrosini, aquí junto a Sergio Massa

Alberto suma reuniones en Europa y afina el temario con el Papa

El Papa y el Presidente en el Vaticano en 2018