El Observatorio Argentinos por la Eduación (OAPE) fustigó las restricciones al dictado de clases presenciales que definió el Gobierno, aseverando que “esa decisión acarrea implicancias emocionales y pedagógicas”, consignaron.

Desde allí apuntan los datos que surgen de sus encuestas las cuales revelan que: 6 de cada 10 familias consideran que sus hijos perdieron aprendizaje durante el 2020.

“Las instituciones privadas tuvieron un 80,5% de uso de plataformas de streaming/video para impartir clases virtuales, mientras que en las públicas ese número sólo alcanzó a 29,4% de los establecimientos”, expresaron desde ese observatorio a BAE Negocios.

Detallan además que en cuanto a conectividad: 1 de cada 5 estudiantes de primaria no tiene acceso a internet en el hogar, 9 de cada 10 utilizan Whatsapp como medio de contacto con la escuela cuando no hay presencialidad y que 9 de cada 10 necesitaron acompañamiento de un adulto en las actividades escolares durante la virtualidad.

El OAPE desarrolla una campaña denominada #AlasAulas y en el marco de la misma la semana pasada le reclamaron al Gobierno que revea la suspensión de clases que en los términos del último DNU será efectiva a partir de este lunes.

Este observatorio se define como “un espacio de encuentro creado alrededor de los datos del sistema educativo, con el objetivo de involucrar a toda la sociedad en la mejora de la educación”, tiene su sede en la localidad bonaerense de Vicente López.

Apuntan que al día de la fecha no hay cifras oficiales de tasa de abandono luego del año de cierre escolar. “Estimaciones realizadas por el economista Agustín Claus en base a la tasa de abandono y a los resultados de la Encuesta Nacional de Continuidad Pedagógica muestran que el abandono en el sistema educativo podría llegar a los 1,5 millones de estudiantes. Esto equivale aproximadamente al 10% de la matrícula total”.

Y en términos similares a los que se expresan desde la oposición política quienes han cuestionado el último DNU , consideran que los datos oficiales del Ministerio de Educación de la Nación “muestran que hasta el día 5 de abril en todo el país el 0,16% de los estudiantes y el 1,03% de los docentes que asisten a clases presenciales se había contagiado de Covid-19. Los datos del Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires evidencian que en el último mes la tasa de docentes y alumnos contagiados fue de 0,71%”, sostiene el observatorio.

Remarcan además en cuanto a información pedagócia que la brecha de aprendizaje por desigualdad socioeconómica del país “podría aumentar hasta 30%, según el estudio internacional: Análisis comparado entre educación pública y educación privada en contexto de Covid-19”.