Luego de que su padre y hermano, Franco y Gianfranco, fueran citados por el juez federal Claudio Bonadio por una derivación de la causa de los cuadernos, el presidente Mauricio Macri ayer pidió a los empresarios "transparencia absoluta", pero evitó referirse a la situación judicial de su familia.

Al igual que sus funcionarios más cercanos, el mandatario eligió no pronunciarse sobre las acusaciones que pesan sobre sus familiares, vinculadas al pago de coimas a funcionarios del anterior gobierno para acceder a las concesiones en los peajes. Sin embargo, aprovechó el último encuentro del año del programa Argentina Exporta para hacer una solicitud a las empresas y en particular a quienes hacen los trámites para vender al exterior: "Desde su casa, desde su empresa, desde su garaje, van a poder hacer todos sus trámites en forma digital, con transparencia absoluta, dejando atrás definitivamente la discrecionalidad y la oscuridad".

Macri sostuvo además que "está claro que el camino del desarrollo es por acá, dejando atrás las trabas, apostando a la confianza, las reglas de juego claras para todos", que permita una "industria exportadora que crece y ayuda a crecer a los demás".

"¿Se acuerdan que había que tocar la puerta de algún funcionario público para poder pedirle algún favor que destrabe ese trámite? Todo el sistema estaba hecho para que se beneficien los que podían pagar esos favores", añadió el jefe de Estado ante la mirada de empresarios y de parte de su Gabinete, entre ellos el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, y los ministros de Producción y Trabajo, Dante Sica; y de Transporte, Guillermo Dietrich.

Franco y Gianfranco Macri justamente deberán brindar explicaciones en Comodoro Py por presuntos pagos ilegales a ex funcionarios por el acceso Oeste a través del grupo concesionario Oeste SA, sin embargo el padre del mandatario no declarará por problemas de salud. El ex titular del Occovi, Claudio Uberti, sostuvo meses atrás que los concesionarios de peajes pagaban coimas todos los meses.

Tras la decisión de Bonadio de llamar a indagatoria al padre y hermano del presidente, los funcionarios nacionales se mostraron sorprendidos, aunque dejaron trascender que se respetará la "independencia judicial" y no habrá cuestionamientos. "Sinceramente me estoy enterando por ustedes (los periodistas). No tengo opinión", se limitó a decir el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta apenas se conoció la noticia el lunes pasado. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sostuvo que "son decisiones de la Justicia".

A diferencia de esta vez, el año pasado, el jefe de Estado realizó algunas declaraciones sobre su primo y ex dueño de la constructora Iecsa, Ángelo Calcaterra, quien admitió ante Bonadio que pagó coimas durante a ex integrantes de la administración anterior. "Me avisó que se iba a presentar. Y yo le dije que siempre es mejor ir con la verdad, con todo el dolor del mundo porque le tengo un gran afecto. Pero hay decisión para que nada se tape", contó Macri en ese entonces.